Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

147 alumnos contra una integral maldita

Un ejercicio de matemáticas mal planteadotrajo de cabeza a alumnos de los liceos franceses en las pruebas de Selectividad

Cuando Gaspar sea arquitecto, Víctor, diseñador industrial y Almudena se esté doctorando, todavía recordarán aquel examen de Selectividad que salió en los periódicos. Y todo por un número, un insignificante 2, ése que indica que la cosa va al cuadrado; más o menos así: 2

. Si casi ni se ve. Pero por algo llaman ciencias exactas a las matemáticas. El dichoso y minúsculo exponente desapareció del ejercicio y la integral que había que resolver se convirtió en un laberinto sin salida. "Intentaba hacerlo, me iba liando, cada vez se hacía más complicado, los exponenciales iban aumentando y todo acababa en cosas muy raras; nunca llegaba a un resultado; a primera vista parecía supersencilla, si las integrales no son complicadas, ¿qué estaré haciendo mal, cómo no sé resolver esto?".

El reloj iba corriendo y Lola sudaba. Hasta que decidió atarse la manta a la cabeza y cambiar ese examen de matemáticas por otra disciplina, como hicieron muchos otros, aunque 147 han entregado el examen erróneo.

Lola no se llama Lola, pero cuando ella habla las notas todavía no han salido, así que prefiere seguir siendo anónima. Las calificaciones se hacen públicas oficialmente mañana. Arañar unas décimas será vital porque la carrera que ha elegido necesita una nota alta. "Voy con los puntos superjustos y verdaderamente hubiera necesitado el tiempo que perdí tratando de resolver aquello. A lo mejor tengo que presentarme otra vez en septiembre", lamenta.

El error en este examen, que se celebró hace unas semanas, sólo ha afectado a los alumnos de los liceos y colegios franceses que han acabado el bachillerato. Ellos estudian con un temario peculiar y la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED) se encarga de organizar estas pruebas en virtud de un convenio con la Administración a través de su embajada. La solución que ha dado la UNED es sencilla: se anula esa pregunta y sólo se corrigen las otras dos, de forma "suave" para sacar "el máximo partido a las respuestas de los alumnos". El director de la Selectividad en la UNED, Carlos Moreno, que sólo lleva dos meses al frente de este cargo, admite que hay errores a corregir en el futuro.

Pero eso no le devuelve el tiempo perdido a Víctor, de 18 años, que estudia en el liceo francés de Murcia. "Ni en un par de días lo hubiera hecho, aquello tenía pinta de ser largo, llené hojas de cuentas en sucio, no acertaba ni por asomo, no se acababa nunca

y al final lo abandoné y me puse a hacer la primera opción del mismo examen", dice. En un pupitre parecido se exprimió el cerebro su amigo Gaspar. En ello perdió media hora "por lo menos". "De la forma en que nosotros hemos aprendido no podíamos resolver aquello; nuestros profesores nos han dicho que equivale a conocimientos de tercero de carrera. Es muy frustrante, no sabes si estás equivocado, qué estás haciendo mal", señala.

La integral de la discordia en realidad sí tiene solución. Francisco Martín Casalderrey la ha resuelto, pero para ello ha empleado 15 minutos y ha emborronado una página y media de folio blanco. Es matemático y profesor de secundaria. Durante cuatro años ha participado en la elaboración de los exámenes de esta disciplina para la Selectividad madrileña. "La integral no se ajusta a la dificultad que se les exige a alumnos de ese curso. Si hubiera aparecido con el seno al cuadrado, como se pensó, sí hubiera tenido fácil solución. Los ejercicios de Selectividad están pensados para que el alumno no tarde más de cinco minutos; se trata de que resuelvan una dificultad inicial, que encuentren el método; después, los cálculos suelen ser sencillos. Con esta integral lo lógico es que los cálculos comenzaran a crecer y crecer...". Así fue.

Repartidos por toda España, estos estudiantes no sólo han encontrado fallos en ese examen de Matemáticas. Critican también que algunas preguntas no se ajustaban a lo aprendido durante el año. "En Geología, salió el proceso de fosilización y eso no lo hemos dado", se queja una de ellas. "Tampoco teníamos ni idea de la reunificación de Alemania, que la hemos visto de pasada, ni de la independencia de Guinea", añade Almudena.

En la UNED explican que estos alumnos tienen "prácticamente recortado a la mitad o una tercera parte" el temario del que se examina el resto de los chicos de su edad, "en algunas materias". Lo que sí hacen es una especie de doble prueba, porque, al acabar esta, repiten exámenes al modo francés. Pero, para acceder a una carrera en España lo que cuenta es la Selectividad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 21 de junio de 2006