Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Pederastia en la Iglesia católica

"Esa noche empezó el abuso aberrante y sacrílego"

Los denunciantes de Marcial Maciel recuerdan sus vivencias

"Me parece una decisión muy diplomática. El comunicado del Vaticano da alas a los Legionarios de Cristo para seguir mintiendo", dijo ayer Arturo Jurado, uno de los denunciantes de los abusos sexuales cometidos por el fundador de la orden, el mexicano Marcial Maciel. "No me interesa si castigan o no a Maciel. Mi interés es demostrar que las denuncias son ciertas. No quiero que mis hijas piensen que soy un mentiroso", añadió.

Jurado es uno de los nueve ex legionarios de Cristo que firmaron la carta enviada a Juan Pablo II en noviembre de 1997 en la que denunciaban las fechorías de Marcial Maciel. Recuerda las presiones y amenazas recibidas cuando abandonaron la congregación. "Maciel nos ordenó que no habláramos con nadie. De entrada obedecimos. Poco a poco me fui dando cuenta de la verdad". Jurado trabajó como profesor del Instituto de Lenguas del Departamento de Defensa de Estados Unidos en Monterrey (California), y centralizaba la correspondencia entre los denunciantes y su abogada, Martha Whegan, para evitar que Maciel interceptara las cartas, lo que hizo en más de una ocasión. "He vivido en EE UU, donde es un crimen gravísimo que un adulto tenga relaciones sexuales con un menor", dice.

"Maciel nos ordenó que no habláramos con nadie. De entrada obedecimos"

Un ex rector escribió en el lecho de muerte que Maciel abusó de él a los 16 y a los 17 años

"Nuestro error de juventud fue callar la verdad", admite José Barba Martín, ex miembro de la congregación y víctima de los abusos sexuales del fundador de los Legionarios de Cristo. No siente euforia ni frustración por el comunicado de la Sala Stampa del Vaticano -"con la Iglesia no cabe esperar grandes cosas"-, pero afirma convencido que "si no tomaban una decisión, el Papa habría perdido toda credibilidad". Profesor de Instituciones Políticas y Sociales en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM), José Barba llama la atención sobre el último párrafo de la nota del Vaticano, donde señala que "independientemente de la persona del fundador se reconoce con gratitud el benemérito apostolado de los Legionarios de Cristo". Una frase que la congregación tratará de utilizar a su conveniencia. "Sacan al padre Maciel y dan gracias a los Legionarios de Cristo. Es como decir que el tronco estaba podrido pero las ramas están bien. Y no es verdad. La investigación debe continuar. Desde el principio dijimos que no era una reivindicación personal, sino un servicio a la sociedad. Los Legionarios de Cristo nos acusaron de débiles mentales, pero son ellos quienes no han sido capaces de tomar una decisión".

Según explica Barba, a medida que han profundizando en la investigación han descubierto "el alcance del daño que Maciel ha causado a la Iglesia", y asegura que los Legionarios "eran una fachada horrorosa". Las denuncias de Barba son muy graves. Por ejemplo, las que hacen referencia a la adicción de Maciel a un derivado de la morfina. "Aquí lo importante es quién le conseguía la droga", subraya al explicar que en febrero de 1962, el fundador de la controvertida orden religiosa fue descubierto por un policía en San Sebastián cuando intentaba comprar el opiáceo. "Trató de sobornar al jefe de policía con más de 200.000 pesetas. Esta información está documentada y en poder del Vaticano. Pronto saldrá publicada en un libro", asegura Barba.

El periodista John Allen, corresponsal en el Vaticano del National Catholic Reporter, ha escrito que las denuncias de abusos sexuales contra Maciel son más de 20 y menos de 100. Nadie en la orden puede decir que no sabe. Ni el procurador general, Cristóforo Fernández, quien fue objeto de abusos sexuales, según afirma José Barba. Las víctimas están diseminadas en varios países, México, Estados Unidos, Irlanda, España, donde hay documentados varias decenas de casos en Ontaneda (Cantabria). "Creo que puede tener consecuencias devastadoras para el sistema de colegios que los Legionarios de Cristo tienen en España", estima Barba. "Parece que la consigna es extenderse lo más posible para que la Santa Sede se sienta intimidada y no se atreva a actuar. Es una institución basada en la mentira".

Juan José Vaca, antiguo legionario y hoy profesor en Nueva York escribió una carta demoledora de 12 páginas a Maciel. "En esa noche usted me arrancó mi virginidad masculina... Usted empezó el abuso aberrante y sacrílego que duró 13 años", decía el firmante, obligado a permanecer en la cama del fundador de los Legionarios de Cristo cuando el muchacho tenía 13 años. Vaca participó anoche en un programa de televisión en México.

Vaca, Barba y Jurado firmaron la carta que enviaron al papa Juan Pablo II después de que éste dijera en un discurso que Marcial Maciel era un modelo para la juventud. Otro ex miembro de la congregación, el ex rector de la Universidad Anáhuac Juan Manuel Fernández Amenábar, ya fallecido, escribió en el lecho de muerte una carta en la que acusaba a Maciel de haberlo sometido a abusos en tres ocasiones cuando tenía 16 y 17 años, y de ser adicto a un derivado de la morfina. Antes de morir le contó al padre Alberto Atié su historia y le hizo una petición: "En la misa de muerte diga a la gente que perdono a Marcial Maciel, pero pido justicia". Atié fue el encargado de la secretaría ejecutiva de la Comisión Episcopal de Pastoral Social. Ayer estaba colérico por el comunicado del Vaticano. "Aquí ha habido una negociación entre la Santa Sede y Maciel para dejar de investigar. Se ha negociado con un criminal, pederasta y abusador de menores".

El padre Antonio Roqueñí, abogado de los primeros denunciantes en 1998, calificó el comunicado del Vaticano de "farsa y simulación muy bien disfrazada". "Se ha presentado la sentencia como un favor del padre Maciel a la comunidad católica, como si renunciara a sus cargos. La verdad es que el Vaticano recibió muchas denuncias, con pruebas abrumadoras, de una conducta inaceptable que ha causado un daño terrible a muchas personas".

Roqueñí, que fue juez del Tribunal Eclesiástico de México, reclama transparencia a Roma. "¿Por qué no se abren a la opinión pública y dicen la verdad?" En su opinión, el caso no está cerrado. "Esto va a dar para mucho más", dijo. "Crecerá el clamor porque la comunicación de la Santa Sede no es clara, ni diáfana, ni completa. Las víctimas tienen derecho a la comunicación. Hay que cuidar la buena fama de los denunciantes, que han sido acusados de calumniadores". Según Roqueñí, es inusitado en la historia de la Iglesia que un fundador de una congregación como los Legionarios de Cristo "haya mantenido en el engaño a todo el mundo, empezando por el propio Papa".

Los Legionarios de Cristo son una de las congregaciones más influyentes de la Iglesia Católica que gozó de la total simpatía de Juan Pablo II. Está presente en 18 países y cuenta en sus filas con más de 500 sacerdotes y 2.500 seminaristas. El 26 de noviembre, una semana antes de que el tribunal de la Santa Sede notificara la reapertura de la investigación, Marcial Maciel celebró 60 años de sacerdote en el Vaticano, en un acto al que asistieron Juan Pablo II y el secretario de Estado del Vaticano, Angelo Sodano.

"Espíritu de obediencia"

El fundador de la Legión de Cristo y el Movimiento Regnum Christi, el sacerdote mexicano Marcial Maciel, acató ayer "con tranquilidad de conciencia" la petición del Vaticano de que renuncie a todo ministerio público, según informó su organización en un comunicado. El texto afirma que el religioso siempre ha mantenido su inocencia frente a las acusaciones de abuso sexual a seminaristas que se le imputaban.

"Con el espíritu de obediencia a la Iglesia que siempre le ha caracterizado ha aceptado este comunicado, con fe, con total serenidad y con tranquilidad de conciencia, sabiendo que se trata de una nueva cruz que Dios, el Padre de Misericordia, ha permitido que sufra y de la que obtendrá muchas gracias para la Legión de Cristo y para el Movimiento Regnum Christi", afirma el texto.

La nota admite que el "venerado padre fundador" ha recibido "a lo largo de su vida un sinnúmero de acusaciones", algunas de las cuales fueron presentadas en los últimos años a la Santa Sede. "Él afirmó su inocencia y, siguiendo el ejemplo de Jesucristo, optó siempre por no defenderse de ninguna manera", añade el comunicado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 20 de mayo de 2006

Más información