ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

martes, 2 de mayo de 2006
Entrevista:JUAN CARLOS PÉREZ | Músico

"Nunca he llevado muy bien lo del mundo del espectáculo"

Juan Carlos Pérez (Mutriku, 1958), guitarrista, cantante y compositor que entre 1978 y 1988 publicó ocho discos al frente del grupo Itoiz, hace tiempo que encuentra la mayoría de sus satisfacciones artísticas en la composición de música clásica y contemporánea. Pero se sigue emocionando con los referentes que le empujaron al terreno del pop y del rock en su adolescencia. Por eso su última entrega en solitario, Hiriko historiak (Historias de ciudad), recoge en clave pop y jazz 12 temas conocidos y dos inéditos.

Pregunta. ¿Qué ha querido ofrecer en Hiriko istoriak?

Respuesta. Recuperar el repertorio que dejé en 2001 en formación de trío, con piano, contrabajo y batería. Hace dos años oí una grabación de un concierto en el teatro Leidor de Tolosa y pensé que eso tenía que dejarlo grabado. Empecé a mover esos hilos, le añadí una sección de viento y he llevado el repertorio al terreno más jazzy de toda mi historia. Al reescribir los arreglos los he escrito más en esa dirección, menos rock, blues o soul.

"Hablando en términos deportivos, con Itoiz tuvimos buen resultado para lo poco que sabíamos. La intuición era nuestra maestra"

P. ¿Son realmente inspiradoras las ciudades?

R. Sí, por eso le he puesto ese título. También me refiero a que me muevo en una música urbana, de la ciudad, no es una música country, campestre. Ahí me siento cómodo, sigue siendo la base de mis referencias.

P. Pero cada vez se le vincula más con la clásica. ¿Ha perdido interés en la música popular?

R. Es verdad que hace mucho que no hago canciones, y que tampoco consumo mucha música pop, más que la del zapping, la de amigos que te pasan un disco que te gusta o te sorprende. Y es verdad que llevo años en la composición y en el mundo del estudio. Soy un empollón. Soy muy vago, pero me encuentro a gusto estudiando. Esto de tocar en directo delante de la gente está bien, pero es una cosa más física, me suele dar pereza. Lo de escribir, pensar la música, es más racional. Son mundos muy diferentes, pero convivo con ellos.

P. ¿Compagina fácilmente la incomodidad ante grandes audiencias, cámaras y micros, con ser músico de pop?

R. No lo sé. Nunca he llevado muy bien lo del mundo del espectáculo. Ahí tengo una asignatura pendiente, pero tampoco le doy mucha importancia, intento responder a las pelotas como puedo.

P. ¿Sigue considerándose un impostor en el mundo de la canción?

R. Sí, sigo siendo un músico jugando, a veces, a cantar canciones. Esto es una cosa que me traiciona, porque luego mucha gente dice que lo que mejor hago es hacer canciones, o cómo canto. El género canción es un género casi literario, es el texto musicado, y nosotros somos músicos que hacemos la ficción de que escribimos canciones. Primero hacemos la música, nos gusta cómo suena, y luego metemos unos textos que a lo mejor son ridículos al buscar palabras que suenen bien.

P. Gerardo Vera dice que los profesionales del teatro están sobrevalorados. ¿Ocurre igual con los de la música?

R. Creo que no. Sucede lo contrario. Al hablar de los profesionales de la música se suele hablar de los que tienen éxito, y a lo mejor con esos sí ocurre, pero en general el mundo de la música no tiene hoy tanto peso dentro del mundo de la cultura. Un músico no está tan bien valorado como un literato, un escultor o un pintor.

P. ¿La música se ha banalizado?

R. Sí, al músico se le da menos importancia que a uno que presenta una escultura. Y lo mismo le ha costado a él hacer la escultura que a otro una canción, le han dado las mismas vueltas al raciocinio. Pero esa escultura no suena en el autobús. A lo mejor es eso.

P. ¿Cuáles son sus ocupaciones actuales?

R. Lo más urgente es tocar los conciertos que tenemos con este disco, y voy a escribir un concierto para trombón y orquesta para el trombonista Alberto Urretxo, solista de la Orquesta Sinfónica de Bilbao. Voy a seguir combinando estas dos vidas. Es como tener dos amantes, o una mujer y una amante.

P. ¿Es justo llamarle "gran música" sólo a una?

R. Yo no le llamo gran música; ni al pop y al rock artes menores. Ésa es una equivocación muy grande. Aunque, sobre todo cuando existen proyectos como este, un poco crossover, con gente de un lado y de otro, se ve que cuesta lo mismo llegar al mismo punto de expresión artística. En ese sentido, en Internet he leído que un periodista inglés decía que Dylan no es Beethoven. Claro que no lo es, pero tampoco Beethoven es Dylan.

P. ¿Hay motivos para echar en falta a Itoiz?

R. Está mejor donde está. Hablando en términos deportivos, tuvimos buen resultado para lo poco que sabíamos. La intuición era nuestra maestra y nos llevó a rodearnos de gente que sabía más que nosotros, y con ellos fuimos montando esa cosa de ficción que fue Itoiz. Acabamos bien donde acabamos.

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana