Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
27º ANIVERSARIO DE LA CONSTITUCIÓN | Ofensiva terrorista

ETA hace estallar siete bombas de poca potencia en Madrid, Navarra y Guipúzcoa

La banda avisó de la colocación de los artefactos, que no causaron víctimas y sí escasos daños

ETA hizo estallar ayer siete bombas de escasa potencia en cinco puntos distintos de Madrid y junto a sendas oficinas de Correos en Zumárraga (Guipúzcoa) y Alsasua (Navarra), coincidiendo con el 27º aniversario de la Constitución. Los artefactos colocados en la capital de España, unas cajas de cartón con menos de 300 gramos de cloratita, estaban situados en cinco carreteras y su ubicación fue precisada por un comunicante anónimo, no como las de Navarra y Guipúzcoa, de casi el doble de potencia, que estallaron de madrugada y sin aviso previo. Sólo estas últimas causaron daños menores, pero ninguna provocó víctimas.

ETA desplegó ayer una enorme actividad operativa, justo en el mismo día en que el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, reiteraba a los periodistas reunidos en el Congreso por el Día de la Constitución su confianza en que durante esta legislatura ocurran "cosas importantes", refiriéndose a un posible anuncio de la banda de que abandona las armas.

Lo primero que hizo ETA ayer fue reventar sobre las tres de la mañana, en la sucursal de Correos de Alsasua, una bomba compuesta por entre 500 y 750 gramos de cloratita. El artefacto estalló junto a una ventana blindada y apenas produjo daños. La onda expansiva abrió un boquete en la fachada y en el pavimento de la calle. Casi al mismo tiempo, otro artefacto, de composición muy similar, reventaba junto a la oficina de Correos de la calle de Elizkale, en Zumárraga. El estallido apenas tiznó la pared.

A las 11.05, una mujer telefoneaba al Gara para comunicar la colocación de varias granadas dirigidas al aeropuerto de Santander, que serían lanzadas entre las 12.00 y las 14.00. La terminal fue desalojada, al tiempo que comenzaba una batida bajo la lluvia y en mitad de un fangal en un radio de 500 metros alrededor, y que incluyó el registro de barcas en la mar.

Los artefactos no fueron localizados y tampoco se percibió explosión alguna. Sin embargo, policía y Guardia Civil siguen controlando la zona, ante el temor de que haya ocurrido como con el atentado contra el aeropuerto de Zaragoza del 12 de octubre. El lanzagranadas fue hallado 11 días después, una vez que ETA envió a Gara un plano con la ubicación exacta.

Poco después de que Zapatero hablara de sus impresiones sobre ETA y de que se conociera un Zutabe (boletín interno) en el que la organización se muestra "aburrida" ante las continuas peticiones de tregua, volvía la amenaza. Un hombre telefoneaba al Gara y a la DYA de Vizcaya a las 14.20 alertando de que sobre las 15.00 harían explosión cinco artefactos en Madrid: en el kilómetro 56,4 de la carretera de circunvalación M-40; entre los puntos kilométricos 26,4 y 26,5 de la M-45 (otra circunvalación); en la salida 47 de la M-50, que también rodea Madrid; la salida 17 de la A-2 (Madrid-Barcelona) y entre los kilómetros 16 y 17, sentido A Coruña, de la A-6, la única que estalló junto a un chalé y una parada de autobús.

Estos artefactos, compuestos por entre 200 y 300 gramos de cloratita dentro de cajas de cartón, estaban en las cunetas y sus estallidos apenas se escucharon. Los daños fueron casi inexistentes. Los investigadores creen que estos atentados "propagandísticos y testimoniales" son obra de un comando itinerante, posiblemente una pareja, que hizo un recorrido por la periferia, colocó los artefactos y huyó. Las bombas son idénticas a las que ETA colocó el 29 de julio en Puerto Lápice (Ciudad Real), junto a la N-420, y Maqueda (Toledo), pegado a la A-5. Y, además, casi previsibles. Un reciente informe de la policía señalaba el riesgo de que ETA atentara durante el puente de la Constitución en Madrid, Navarra, Cantabria o el País Vasco. El ministro del Interior, José Antonio Alonso, condenó ayer los atentados "sin sentido" y reafirmó el compromiso del Gobierno de "seguir luchando contra ETA con toda la fuerza del Estado democrático y de derecho".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 7 de diciembre de 2005