Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El huracán Stan deja más de 120 muertos

Decenas de miles de damnificados tras el paso del ciclón por el sur de México y Centroamérica

El huracán Stan ha provocado la muerte de al menos 120 personas en Centroamérica y el sur de México. Guatemala es el país donde más víctimas se ha cobrado, con unos 50 fallecidos y 106 heridos. En El Salvador dejó 49 víctimas mortales; en Nicaragua, seis, y en Honduras, cuatro. Antes de adentrarse en el mar, el Stan asoló el sur de México y dejó seis muertos. Hay decenas de miles de damnificados en Centroamérica, un número indeterminado de desaparecidos y daños por valor de cientos de millones de euros.

En Guatemala, el presidente del Gobierno, Óscar Beger, decretó el estado de "calamidad pública". Unas 3.323 casas de 175 comunidades del interior del país han resultado afectadas y 182 comunidades han sido declaradas en riesgo. Algunos medios locales advirtieron de que la cifra de muertos podía elevarse a los 70 cuando se restablezcan las comunicaciones con las poblaciones más afectadas.

En El Salvador, el Gobierno tuvo que hacer frente, además del huracán, a la erupción del volcán Santa Ana. Las aguas obligaron a las autoridades a dar albergue a más de 16.000 personas, muchas de las cuales perdieron todos sus bienes ya que las crecidas derribaron sus hogares, así como árboles y postes de conducción de energía eléctrica.

En México, el Stan tocó el sur del país con categoría 1 (de cinco) en la escala Saffir-Simpson. En el Estado de Veracruz, 40 poblaciones quedaron incomunicadas debido a que la tormenta arrancó de cuajo tramos de carretera y provocó el desbordamiento de unos 40 ríos. En total, unas 80.000 personas se vieron afectadas en México y de ellas, 20.000 fueron evacuadas.

Convertido en tormenta tropical, el Stan azotó buena parte del sureste mexicano y ocasionó la muerte de dos personas en Chiapas, una de ellas en la ciudad fronteriza de Tapachula, donde las aguas de un río arrasaron numerosas chabolas. El Gobierno de Chiapas indicó que hay unos 8.000 damnificados. El Stan comenzó a disiparse sobre las montañas del sureste, aunque aún es capaz de provocar lluvias torrenciales, según el Centro Nacional de Huracanes de EE UU.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Jueves, 6 de octubre de 2005