Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Caja Madrid eleva la participación en Endesa al 9% y se convierte en el primer accionista

La entidad que preside Blesa invierte 726 millones y hace frente a los planes de La Caixa

Caja Madrid anunció ayer que ha elevado del 5,01% al 9% su participación en la eléctrica Endesa, lo que convierte a la segunda caja española en el primer accionista de la compañía que preside Manuel Pizarro. La caja ha invertido en la operación 726 millones de euros. Fuentes de la entidad financiera enmarcaron la compra en una estrategia de refuerzo de sus participaciones. Pero en la partida que se juega en el mercado energético, el movimiento es significativo. Otra gran caja de ahorros, La Caixa, ha pedido sin éxito entrar en el consejo de Endesa, donde controla un 5%.

El tablero en el que se juega la gran partida empresarial y energética está construido con varios elementos. Los principales son: el deseo del nuevo Gobierno de reordenar el sector de la energía; el papel protagonista al que aspira La Caixa (accionista de Repsol YPF, de Gas Natural y de Endesa) en el nuevo mapa energético; los inminentes cambios en la dirección de la Comisión Nacional de la Energía (CNE) y el temor de los presidentes de empresas que nombró el anterior Gobierno (tanto el presidente de Endesa, Manuel Pizarro, como el presidente de Caja Madrid, Miguel Blesa, fueron nombrados con el apoyo del PP) a las maniobras que pongan en riesgo sus posiciones.

Movimiento

En ese marco, Caja Madrid ha decidido mover pieza e invertir 726 millones de euros en la compra de un 4% adicional al paquete que ya controlaba en Endesa, la primera eléctrica del país por tamaño. Más aún, según la nota enviada ayer a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), su intención es alcanzar en fecha próxima el 10% del capital de la eléctrica. Todo ello para reforzar su posición en una compañía que, según la caja de ahorros, en 2004 supuso el 23,5% de la contribución total de las empresas participadas y que a 31 de marzo suponía para la entidad una plusvalía latente de 40 millones de euros.

Fuentes de Caja Madrid destacaron ayer la voluntad de la caja de colaborar en la buena marcha del futuro del sector energético, en lo que se puede interpretar como un intento de no presentar la operación de refuerzo en Endesa como una señal de enfrentamiento con el Gobierno y/o con La Caixa.

En esa línea se manifestó también, en un comunicado, el presidente de la entidad, Miguel Blesa. Éste recordó que la inversión en Endesa es una participación "estable y estratégica".

"Entramos en el capital de Endesa en 2000", señaló Blesa en el comunicado; "hemos mantenido una participación media del 5% desde entonces, con unos resultados muy positivos para la entidad. El objetivo de esta compra es reforzar la participación de Caja Madrid en un sector clave dentro de nuestra estrategia de diversificación empresarial y en una empresa, Endesa, líder en este sector".

Pero la decisión de Caja Madrid es algo más que una simple inversión teñida de lógica empresarial. Caja Madrid duplica prácticamente ahora la participación que tiene La Caixa (5%) en Endesa y, según fuentes de la entidad, no ha decidido aún si reclamará más presencia en el consejo. Caja Madrid tiene como representante de sus intereses en el consejo de la eléctrica a su presidente, Miguel Blesa.

Prudencia

La prudencia calculada de Caja Madrid choca con la energía con la que La Caixa, segunda caja del país, ha reclamado un puesto en el consejo de la eléctrica, en la que está presente desde el año 1997. La Caixa quiere tener voz y voto en el máximo órgano de control de Endesa, pero la eléctrica, apoyada por Caja Madrid, niega esa posibilidad argumentando que La Caixa controla la gestión de un competidor, Gas Natural (tiene más del 34%), lo que supondría meter en la sala de máquinas de la empresa a un teórico competidor. Ni Endesa ni La Caixa valoraron ayer la operación.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Martes, 5 de abril de 2005