Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Tras la pista de volcanes activos en Marte

La cámara de la nave europea 'Mars Express' descubre actividad volcánica reciente y restos de glaciares en el planeta rojo

Volcanes que han estado activos hasta hace muy poco tiempo, en términos geológicos, glaciares que descienden las escarpadas laderas del Monte Olimpo, el volcán más elevado del sistema solar. Este paisaje desolado pero vivo es lo que está descubriendo en Marte la avanzada camara de la nave europea Mars Express, que lleva un año en órbita del planeta rojo. La cámara es estereoscópica, en color y de alta resolución, lo que permite a los científicos que estudian sus imágenes obtener, al combinarlas con imágenes anteriores de satélites estadounidenses, un panorama mucho más detallado que el disponible hasta ahora de un buen número de los accidentes topográficos más interesantes. Los expertos practican así la geofísica a distancia.

Han identificado zonas de lava de entre 3.800 y 100 millones de años de antigüedad

Algunos de los volcanes marcianos han estado activos hasta hace sólo dos millones de años, ha deducido del estudio de sus cráteres y calderas el equipo científico de la cámara, liderado por el alemán Gerhard Neukum. Eso le hace conjeturar, y así lo explica en la revista Nature con fecha de hoy, que puede haber todavía volcanes activos en Marte, lo que sería una novedad importante. Si la historia de Marte abarcase una hora, se habría registrado actividad volcánica hasta los últimos dos segundos.

En cuanto al agua, uno de los misterios marcianos más obvios, se han observado por primera vez glaciares en la base de la escarpadura oeste del Monte Olimpo, en los que la actividad se remonta a cuatro millones de años. Sin embargo, la información morfológica obtenida indica que se produjo actividad glacial anterior a una altura superior a los 7.000 metros de esta escarpadura (el Monte Olimpo tiene 24.000 de altura), por lo que los científicos piensan que puede haber hielo de agua bajo una capa de polvo a gran altura en las laderas de este volcán.

Cartografiar la presencia de agua bajo la superficie de Marte era uno de los objetivos principales de esta misión de la Agencia Europea del Espacio (ESA), pero ha quedado pospuesto. La razón es que los ingenieros han aconsejado que no se despliegue el radar Marsis, encargado de esta tarea, hasta el final, ante el temor de que el despliegue desestabilice el satélite.

La nave recorre una órbita muy elíptica, que le permite acercarse a sólo 250 kilómetros de la superficie en cada pasada. La alta resolución quiere decir que se pueden ver detalles de entre 10 y 20 metros . Con esta herramienta, los científicos han estudiado volcanes de la región de Tharsis, que ocupa el 20% de la superficie marciana, y otros de la región de Elysium, menos extensa, que albergan los principales focos de volcanismo en Marte. Han utilizado el método aceptado de establecer la edad geológica de un terreno por el número de cráteres de impacto superpuestos.

Con este método han confirmado que la mayoría de los volcanes de Marte tienen una larguísima historia, mucho más larga que los volcanes terrestres. En el Monte Olimpo, por ejemplo, han identificado zonas de lava de entre 3.800 millones de años y 100 millones de años de antigüedad (el 80% de la historia de Marte). En la Tierra, lo típico es que un volcán surja y se extinga en un periodo de sólo un millón de años. Esta alta actividad volcánica implica, señalan los científicos, que también tienen una larga vida los "puntos calientes" en el interior del planeta.

Del estudio de las calderas (las cámaras magmáticas, cercanas a la cumbre de un volcán, que se colapsan tras una erupción) en el Monte Olimpo y en los volcanes Arsia Mons, Albor Tholus, Hecates Tholus y Ascraeus Mons, se deduce que ha habido actividad volcánica hasta fecha muy reciente en términos geológicos. Concretamente en el Monte Olimpo esta actividad ocurrió hasta hace 2,4 millones de años.

Por otro lado se han obtenido indicios de actividad geológica en el marco del cambio climático reciente que según todos los datos disponibles ha tenido lugar en Marte. Es en este tema donde aparece el agua. Ya se sabe que existe agua en forma de hielo en los casquetes polares marcianos y quizás bajo la superficie. Al principio de la misión, en enero pasado, la Agencia Europea del Espacio (ESA) anunció que la Mars Express había encontrado evidencias de hielo de agua en los polos sur y norte de Marte, lo que fue mal recibido en Estados Unidos, donde señalaron que otras naves suyas, especialmente la Mars Global Surveyor, también en órbita de Marte, habían llegado a la misma conclusión anteriormente.

Pero lo que interesa verdaderamente a los planetólogos es saber si existe hielo de agua en otras regiones, no polares, señala el equipo científico de la cámara, porque estos depósitos "representan indicadores medioambientales muy sensibles y tienen implicaciones importantes en lo que respecta a la posibilidad de vida y la exploración futura del planeta por naves automáticas y por astronautas."

Los resultados de esta detallada observación son los que han indicado que hasta recientemente se han formado glaciares y cursos de agua en los alrededores de varios volcanes. En la ladera oeste del Monte Olimpo es donde los científicos identifican glaciares alpinos, aunque cubiertos de polvo, que no habían sido detectados hasta ahora. "Hay que señalar", señalan los autores del trabajo, "que la edad de estos depósitos en forma de lengua es tan baja que no se pueden datar con fiabilidad debido a la falta de cráteres sobre ellos". Sin embargo, su forma sugiere que son relictos, es decir, que no están ya en formación.

Otra información de interés suministrada por la Mars Express, a través de uno de sus espectrómetros, son los indicios de que existe metano en la atmósfera de Marte. Este compuesto orgánico sólo puede tener origen en la actividad geotérmica en el planeta o en la actividad de seres vivos (probablemente las supuestas bacterias que han dado lugar a tantas especulaciones en los últimos años). La hipótesis razonada de que pueden existir volcanes activos todavía en Marte inclinaría la balanza a favor del origen geotérmico del metano.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 23 de diciembre de 2004