Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
LOS PROBLEMAS DE LOS INMIGRANTES

El número de inmigrantes llegados en patera ha descendido el 9% en lo que va de año

La entrada de africanos cae en 1.000 personas en el Estrecho, pero se mantiene en Canarias

Las estadísticas no parecen avalar, por el momento, a quienes pronosticaron un aumento de la inmigración irregular tras los primeros anuncios del Gobierno socialista en materia de extranjería. Lejos de crecer, el número de inmigrantes llegados en pateras a las costas españolas en los ocho primeros meses del año disminuyó en un millar de personas (8,9%) respecto al mismo periodo del año anterior. El dato es más llamativo si se recuerda que los sin papeles interceptados aumentaron el año pasado un 14% respecto a 2003. El Gobierno atribuye el descenso a las medidas de control y a las relaciones con Marruecos.

Durante el mes de agosto, los portavoces del PP martillearon a la opinión pública con la idea de que el próximo reglamento de Extranjería, avanzado en parte por la secretaria de Estado de Inmigración, Consuelo Rumí, suponía un efecto llamada para los extranjeros. Rumí había declarado a EL PAÍS que el nuevo texto legal contemplaría la regularización de los inmigrantes sin papeles arraigados en España que tuvieran un contrato de trabajo. El asunto se convirtió en la serpiente del verano. Los populares señalaron las continuas llegadas de pateras a las costas de Granada y de Almería para respaldar sus palabras.

Pero se trataba de una impresión engañosa, porque mientras crecía la llegada de embarcaciones cargadas de africanos a las costas de Andalucía oriental, descendía su arribada a las playas de Andalucía occidental, donde temían ser detectados por los poderosos radares del Sistema Integral de Vigilancia Exterior (SIVE).

Así, las 88 pateras interceptadas en Cádiz durante los ocho primeros meses del año pasado descendieron a 50 este año. A las playas de Almería sólo ha arribado una más (69, frente a 68 el año anterior). Y el incremento registrado en Granada (desde 60 hasta 74) y en Málaga (desde 12 hasta 22) es inferior al descenso de Cádiz.

En resumen, durante los ocho primeros meses del año pasado llegaron a las costas andaluzas 228 pateras, mientras que este año su número ha descendido hasta 215.

En cuanto a la cifra de inmigrantes, la diferencia es aún más llamativa. En los ocho primeros meses del año pasado fueron interceptados en las costas 11.022 sin papeles, cifra que descendió este año hasta 10.042. El dato adquiere más dimensión si se recuerda que el año pasado el número de inmigrantes interceptados aumentó un 14% respecto a 2003.

Especialmente reveladora resulta la comparación de los datos mes a mes. Mientras en enero y febrero se mantuvo el incremento de inmigrantes habitual en los últimos años, en marzo, tras los atentados del 11-M y la victoria socialista en las elecciones generales, se registró una brusca caída (desde 955 sin papeles detectados el año pasado a 387 interceptados este año). La cifra repuntó en abril, pero en los cuatro meses siguientes el descenso ha sido constante.

Fuentes del Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales señalaron a la agencia OTR/Press que este descenso no se debe sólo a la "suerte" en lo que se refiere a las condiciones meteorológicas, sino al incremento de dispositivos de la Guardia Civil y de Cruz Roja.

El ministerio que dirige Jesús Caldera, en el que está integrada la Secretaría de Estado de Inmigración, destacó la colaboración de las autoridades de Marruecos, que el jueves interceptaron dos pateras, así como la política de control que a mediados de agosto permitió interceptar en Costa de Marfil un barco que se dirigía a Canarias con inmigrantes en la bodega.

Trabajo se felicita también por el descenso del número de inmigrantes fallecidos (53 frente a 57 del año pasado) y desaparecidos (35 frente a 95). [La Guardia Civil de Ceuta recuperó ayer del mar el cadáver de un hombre de rasgos magrebíes y enfundado en un traje de neopreno, lo que hace suponer a las autoridades que podría estar ayudando a otros inmigrantes a cruzar a nado desde Marruecos a Ceuta cuando falleció. En lo que va de año han sido detenidos en la ciudad autónoma casi un centenar de personas, en su mayoría marroquíes, por ejercer de "motores humanos"].

El espectacular descenso de inmigrantes llegados desde la costa norte de Marruecos, en su mayoría marroquíes, contrasta con el estancamiento de los que zarpan desde el Sáhara Occidental hacia Canarias, en su mayoría subsaharianos. La cifra de interceptados en esas aguas del Atlántico en los ocho primeros meses del año (4.743) iguala prácticamente a la del mismo período del año pasado (4.767). El dato es más preocupante si se tiene en cuenta que es en los últimos cuatro meses del año cuando Canarias registra las mayores avalanchas de inmigrantes, pues las condiciones meteorológicas hacen más favorable la navegación.

La mayoría de los inmigrantes detenidos este año (5.256) son marroquíes. Tras ellos figuran los originarios de Malí (1.546) y los de Gambia (910). Es de destacar el alto número de hindúes (143) que han intentado alcanzar las costas españolas en patera, tras un viaje de más de 7.000 kilómetros.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Sábado, 4 de septiembre de 2004