ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

sábado, 27 de marzo de 2004
Reportaje:OCIO SOLIDARIO | Tierra de Hombres

Una nueva vida para Aline

La familia de María del Carmen Ocaña acoge a niños enfermos que necesitan una atención médica inexistente en sus países

La pequeña Aline es todo ojos y sonrisa. Vestida con un confortable pijama no para de corretear de un lado a otro de la sala de estar de su casa en el Rincón de la Victoria, en Málaga. Allí reside con su "mamá" -como ella la llama-, María del Carmen Ocaña, una funcionaria que, aparte de Aline, tiene dos hijos más ya en la veintena.

Mari Carmen y Aline no se conocían hasta hace cuatro meses, algo que parece imposible creer viendo la complicidad que las une. Aline llegó de Benin el pasado mes de noviembre. La malformación intestinal que padece y de la que ya ha sido intervenida en tres ocasiones fue el motivo de que esta pequeña de cuatro años dejase atrás a su familia en el pequeño país del oeste de África. Aline fue acogida en el programa Viaje hacia la vida que la fundación Tierra de Hombres desarrolla en España desde 1994 en colaboración con diversos hospitales e instituciones.

Desde su llegada a Málaga, Aline es otra, en parte gracias a los cuidados dispensados por la familia malagueña. "Cuando la vieron por primera vez, los médicos no se explicaban cómo había sobrevivido estos años con esa malformación", explica Teresa Sampedro, coordinadora del programa en Málaga, que resalta el "mucho bien" que le ha hecho la familia a la pequeña.

Mari Carmen se hizo voluntaria de Tierra de Hombres cuando este programa de atención médica echó a andar, hace ya 10 años. Antes había colaborado con otras asociaciones similares, como Hogar Abierto: "Comencé primero como voluntaria en los hospitales, mientras que los niños esperaban a ser intervenidos o durante el postoperatorio. Un par de años después consulté con mi marido y mis hijos y decidimos hacernos familia de acogida para este programa". Eso fue en 1996 y desde entonces por la casa de Mari Carmen han pasado ocho niños enfermos, de los que guarda, celosa, un enorme álbum familiar de fotos. "Ésta es Amy, que sufría elefantiasis en una pierna y estuvo con nosotros más de un año hasta que regresó a Mauritania ya curada", relata ante la foto de la adolescente.

La voluntaria dice que ser familia de acogida es una satisfacción, pese a la enorme responsabilidad y, por qué no, carga, que asume al acoger a un niño enfermo. "Se lo aconsejo a mis amistades. La gente se tiene que implicar en estos asuntos y hacer cosas de provecho con su tiempo(...) Mi familia está encantada, y así ha de ser, porque esto es un trabajo en equipo; una persona sola no puede", explica.

Mari Carmen entiende que mucha gente no se atreva a dar el paso de acoger a un niño enfermo, pero lo achaca al desconocimiento. "Mucha gente teme el momento de la despedida, cuando están curados y han de volver a su país. A mí eso no me plantea ningún problema. Lo que de verdad es un problema es que tengan que abandonar sus países y a sus familias para ser operados aquí", dice.

Mientras habla, Aline escucha atenta desde una esquina del sofá y trata de llamar por teléfono a su hermana Vanesa, a quien adora. "Su adaptación ha sido rápida. Al principio hablábamos por señas y ahora hasta me lee el cuento de Caperucita Roja. Todo le gusta, porque viene a un mundo mejor", indica Mari Carmen que no duda en resaltar la "enorme dignidad" de los niños que ha cuidado y que ahora son su familia en el mundo.

www.tierradehombres.org. Málaga: 952 20 01 05. Sevilla: 954 28 37 37.

54 viajeros infantiles

La fundación Tierra de Hombres puso en marcha el programa Viaje hacia la vida hace 10 años. Este proyecto, que se enmarca en el área de salud materno-infantil, echó a andar gracias a la colaboración de varios centros hospitalarios del país, como el Hospital Materno Infantil de Málaga o la Clínica Sagrado Corazón de Sevilla. Desde que arrancó en Andalucía se han beneficiado más de 40 menores, operados en Sevilla, y 14, en Málaga.

Gracias a este programa, los niños reciben atención médica especializada que no pueden recibir en sus países de origen. "El tratamiento se inicia en su país de origen. Si allí no pueden completarlo por falta de tecnología adecuada, se les trae para completar el tratamiento. Suelen ser casos bastantes complicados", explica Teresa Sampedro, coordinadora de Tierra de Hombres en Málaga.

"Una vez aprobado su traslado, el niño es recogido en el aeropuerto y llevado al hospital, donde se retoma el tratamiento. Allí está acompañado las 24 horas al día por un voluntario de la fundación", indica Sampedro, que resalta los desvelos que el personal sanitario y el equipo médico del Materno Infantil tienen con los menores.

Una vez intervenidos, los niños vuelven a sus países de origen o pasan a familias de acogida en caso de que el tratamiento así lo requiera. "La selección de las familias es muy cuidada. Se tiene un contacto directo con el núcleo familiar y se les evalúa psicológicamente para que no existan problemas", explica la coordinadora. "Este programa no se podría llevar a cabo sin los voluntarios que acuden a los hospitales ni sin las familias de acogida", elogia. En Málaga hay cinco familias de acogida en activo y 10 voluntarios fijos, pero que pueden llegar hasta los 35 en momentos puntuales. El éxito del proyecto, según Sampedro, reside en los hospitales y en los voluntarios.

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana