Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Junta declara Bien de Interés Cultural el jardín de Forestier en Castilleja de Guzmán

Una plataforma ciudadana pide que se proteja el entorno por su "alto valor paisajístico"

El jardín histórico de Castilleja de Guzmán (Sevilla), uno de los cuatro que diseñó en Andalucía el urbanista francés Jean Claude Nicolas Forestier, fue declarado Bien de Interés Cultural (BIC) la pasada semana por la Consejería de Cultura. Una vez logrado este primer objetivo, la plataforma ciudadana creada para salvaguardar el jardín, alerta sobre el peligro que se cierne sobre su entorno: la cornisa norte del Aljarafe. "Existen amenazas gravísimas, como el proyecto de una carretera y la especulación inmobiliaria", comentó ayer el urbanista Damián Álvarez.

"La cornisa norte del Aljarafe es uno de los tres espacios de gran valor ambiental que se conservan en el área metropolitana de Sevilla. Los otros dos son la isla de La Cartuja y Tablada. Este último, de momento, se ha salvado por los pelos", comentaba ayer el urbanista Damián Álvarez. El paisaje, que Forestier integró en el diseño de su jardín como una parte importante, está amenazado por un proyecto de carretera que uniría a Castilleja de Guzmán y Camas; además de por la iniciativa privada que pretende construir masivamente en la zona.

"El valor del jardín no es sólo arquitectónico e histórico; sino que depende del emplazamiento que ocupa: el lugar primitivo de poblamiento de Sevilla. En un área muy pequeña se encuentran un campo de dólmenes del Neolítico, el tesoro del Carambolo, la ciudad romana de Itálica y la Sevilla medieval con el Monasterio de San Isidoro del Campo", precisa el urbanista.

"La declaración de BIC con categoría de jardín histórico, que se publicará en el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía (BOJA) la próxima semana, supone que el jardín deberá abrirse al público determinados días y que se rehabilitará no sólo la parte botánica, sino también la arquitectónica. Pero lo que es más importante es que el Ayuntamiento de Castilleja de Guzmán contará con un instrumento legal para proteger el entorno del jardín y declararlo zona no urbanizable", explica Isabel Medrano, presidenta de la plataforma ciudadana Pro-Jardín Histórico de Castilleja de Guzmán.

Forestier (1861-1930) diseñó este jardín en 1927 por encargo del tercer conde de Castilleja de Guzmán. La propiedad pasó al Ministerio de Educación en 1948 y desde mediados de los sesenta se convirtió en un colegio femenino, el Colegio Mayor de Santa María del Buen Aire.

"En esta obra Forestier, que entonces era un urbanista reputado en todo el mundo, sintetizó sus conocimientos del paisajismo del barroco francés, con el jardín romántico inglés del siglo XIX y las claves del jardín hispano-musulmán", comenta Víctor Pérez Escolano, catedrático de Historia, Teoría y Composición Arquitectónica de la Universidad de Sevilla.

"El jardín no son sólo dos hectáreas de plantas, pérgolas, fuentes y balcones; en él tiene casi más interés la integración del paisaje", concluye Pérez Escolano.

Las otros tres jardines de Forestier en Andalucía son la remodelación del jardín privado de los Montpensier para convertirlo en el actual parque de María Luisa (Sevilla), la finca de Moratalla en Hornachuelos (Córdoba) y el del Palacio del Rey Moro en Ronda (Málaga).

* Este articulo apareció en la edición impresa del Domingo, 7 de marzo de 2004