Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
ELECCIONES EN MADRID

Esperanza Aguirre aprovecha su segunda oportunidad y logra mayoría absoluta en Madrid

La disputa por el Gobierno de la Comunidad de Madrid resultó ayer tan ajustada como el 25 de mayo. En aquella ocasión la victoria se decidió a favor de la izquierda por 30.000 votos y un escaño. El PP logró ayer la mayoría absoluta por 28.000 votos y dos escaños. La candidatura de Esperanza Aguirre obtuvo 57 de los 111 diputados con el 48,45% de los votos (1,8% más y dos diputados más que el 25-M), con el cien por cien del voto escrutado. El PSOE perdió dos escaños (de 47 a 45) y un punto en apoyo popular, pese a que de sus filas salieron los dos tránsfugas que han obligado a repetir elecciones en la Comunidad.

El PP consigue 57 escaños con el 48,45% de los votos, casi dos puntos más que el 25-M

La participación cayó al 64,02%, cinco puntos menos que en las últimas elecciones

Los socialistas pierden menos de un punto y dos escaños en favor del Partido Popular

Izquierda Unida sube casi un punto pero se queda con los mismos escaños que tenía

Izquierda Unida mantuvo los mismos nueve escaños que cosechó el 25 de mayo y subió casí un punto en porcentaje de voto (del 7,6% al 8,5%).

Mariano Rajoy, secretario general del PP y candidato a presidente del Gobierno, capitalizó la noche electoral al salir al balcón de la sede central del partido para disfrutar de la victoria junto a Esperanza Aguirre. Rajoy habló a los militantes concentrados en la calle de Génova para agradecerles su trabajo y proclamó: "Queremos un Gobierno estable porque era necesario para Madrid y para España, ahora vamos a trabajar, que es para lo que nos han elegido". Aguirre, tomó la palabra antes de Rajoy para prometer que dirigirá un "Gobierno centrado y dialogante para todos los madrileños".

La abstención que tanto temía el PSOE, llegó al 35,98%, la tercera más alta en la historia de la Comunidad de Madrid, más de cinco puntos por encima de la registrada el pasado 25 de mayo.

El recuento electoral arrancó con el vaticinio de los sondeos encargados por los distintas cadenas de televisión, que apuntaron una victoria holgada y suficiente del PP. La mayoría absoluta pronosticada por los sondeos y confirmada finalmente por el escrutinio oficial de los votos, permitió a la candidatura de Esperanza Aguirre ganar, a la segunda oportunidad, el Gobierno de la Comunidad de Madrid.

Cinco meses antes, los resultados de las urnas habían otorgado 56 diputados a PSOE e IU, suficientes para garantizar la investidura del socialista Rafael Simancas y un gobierno con mayoría absoluta. Pero dos tránsfugas, Eduardo Tamayo y María Teresa Sáez, abandonaron el Grupo Socialista y dejaron a la izquierda sin el Gobierno. Los dos tránsfugas fundaron un partido, Nuevo Socialismo, que se presentó a las elecciones de ayer y fracasó: 6.217 sufragios (el 0,23% del total).

La noche electoral repitió las emociones y las tensiones vividas cinco meses antes. El escrutinio fue más rápido en municipios y distritos de la capital donde el voto era más favorable a la izquierda y durante las primeras dos horas de un lento recuento la suma de IU y PSOE superaba con creces el número de diputados asignados al PP.

Los populares fueron limando diferencias a medida que aumentaba el porcentaje de voto escrutado. Al llegar al 94% (poco antes de las 23.00), el presidente en funciones de la Comunidad de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, sorprendió a todos al anunciar personalmente desde la sede de la Puerta del Sol la victoria del PP y felicitar a la vencedora.

Esperanza Aguirre será la primera mujer que presida la Comunidad de Madrid. La dirigente popular, ex presidenta del Senado, ex ministra de Educación y ex concejal de Madrid, de 51 años, basó su campaña electoral en una repetición de los mensajes lanzados el 25 de mayo, sin modificar una coma del programa electoral y reduciendo su agenda de actos respecto a los anteriores comicios. Su victoria en las urnas compromete al PP a eliminar el impuesto de sucesiones entre padres e hijos y cónyuges, a construir 60 kilómetros de metro en cuatro años y a levantar siete nuevos hospitales en la Comunidad de Madrid.

"Oposición leal"

Por su parte, Rafael Simancas se ha quedado a las puertas del Gobierno de la Comunidad de Madrid tras haberlo tocado con las manos hace sólo cinco meses.

El dirigente socialista aceptó ayer la derrota y anunció que, a partir de ahora, actuará "como una oposición leal, responsable y vinculada al interés general".

Por su parte, el secretario general del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero, apoyó a Simancas y declaró: "Todo mi esfuerzo estará a partir de ahora volcado en merecer y recuperar la confianza" del electorado. "Esta noche estoy más seguro de que lo conseguiremos", concluyó.

Izquierda Unida interpretó la victoria absoluta del PP como una derrota del PSOE. Gaspar Llamazares, coordinador general de IU, declaró: "No nos hemos visto acompañados en esta batalla para ofrecer una alternativa al PP. Invitamos a los compañeros del PSOE a que en las próximas elecciones contribuyan de verdad a derrotar a la derecha".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 27 de octubre de 2003