Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
CRISIS EN LA COMUNIDAD DE MADRID

Los tránsfugas impiden la investidura de Simancas como presidente de Madrid

El candidato socialista y Aguirre se acusan de alentar la corrupción en un pleno lleno de insultos

Los tránsfugas Eduardo Tamayo y María Teresa Sáez impidieron con su abstención que Rafael Simancas fuera investido ayer, en segunda votación, presidente de la Comunidad de Madrid. Aunque necesitaba la mayoría simple (un voto más a favor que en contra), Simancas tenía pensado evitar ese resultado en el caso de que los dos diputados tránsfugas le votaran. No hizo falta. Ahora se abren dos meses antes de disolver la Cámara y convocar elecciones, que se celebrarían a finales de octubre. El PSOE espera que en este plazo los dos tránsfugas entreguen sus actas para que se pueda "restituir el resultado que votaron los ciudadanos". Tamayo anunció su intención de crear un partido de centro-izquierda con el que concurrir a las elecciones.

Si Tamayo y Sáez no entregan sus actas, los madrileños tendrán que acudir a las urnas otra vez, previsiblemente a finales de octubre. El próximo 27 de agosto, la presidenta de la Mesa de la Asamblea, Concepción Dancausa (PP), comunicará al presidente en funciones, Alberto Ruiz-Gallardón, que no ha encontrado un candidato a la investidura, lo que permitirá disolver la Cámara y convocar elecciones, que tendrán que celebrarse pasados 55 días desde su convocatoria, en torno al 26 de octubre.

Anoche, 48 horas después de la primera votación, los socialistas esperaban que se repitiese el resultado obtenido el sábado, y así ocurrió. El PP negó sus votos a Rafael Simancas, al igual que el Grupo Mixto -formado por los desertores, Tamayo y Sáez- que se abstuvo, y el PSOE e IU votaron a favor del candidato.

Un resultado (54 votos a favor de Simancas, 55 en contra y dos abstenciones) que no le otorga al candidato socialista la mayoría suficiente para convertirse en presidente de la Comunidad, pero que le sirve para cumplir su palabra. Simancas se había comprometido a no permitir ser investido presidente con el voto "ni por activa ni por pasiva" de Tamayo y Sáez.

En los discursos del pleno de ayer hubo pocas sorpresas y muchos insultos. Simancas anunció que propondrá tramitar en la Diputación Permanente una reforma de la Ley del Suelo dirigida a combatir la especulación. También pidió que se aprueban medidas "para reforzar las instituciones frente a los tránsfugas, así como una auditoría general sobre el suelo en Madrid y la creación de una unidad de inspección urbanística e inmobiliaria".

El líder de los socialistas volvió a arremeter contra el PP ligándolo, como ya hizo durante las dos sesiones previas del viernes y el sábado, con una supuesta trama de corrupción inmobiliaria que habría comprado la voluntad de Tamayo y Sáez.

La portavoz del PP, Esperanza Aguirre, equivocó su pronóstico de que Simancas saldría investido presidente. Hasta el último minuto, antes de la votación, vaticinó que Simancas se convertiría en presidente con el apoyo de los tránsfugas. Aguirre calificó estos plenos como una "investidura trampa", volvió a calificar a Simancas de mentiroso por ligar al PP con una trama de corrupción inmobiliaria y pidió a Simancas que dejara de hacer de "agente de la Gestapo".

El portavoz del Grupo Mixto, Eduardo Tamayo, añadió una sorpresa a su última línea argumental: "Estoy dispuesto a crear un partido nuevo de centro izquierda para concurrir a las elecciones autonómicas", anunció.

Fausto Fernández, portavoz de IU, entregó a Aguirre un informe confidencial de supuestas corruptelas que habría cometido un diputado de su grupo para que lo investigase. Unas corruptelas que Fernández valoró "en más de 20 millones de pesetas al año". El líder de IU no quiso desvelar el nombre del diputado del PP bajo sospecha: " No se trata de una cuestión inmobiliaria sino de negocios de otra índole".

La portavoz adjunta del PSOE, Ruth Porta, atacó: "La sombra de Fujimori planea sobre Madrid y el Montesinos de la situación es el señor Romero de Tejada".

Respondió Aguirre: "La incapacidad del señor Simancas para organizar esa jaula de grillos ha llevado al PSOE a la mayor crisis de su historia reciente. En este debate sólo ha quedado clara la cobardía galáctica del señor Simancas que no ha contestado a la pregunta crucial: ¿Qué había prometido a cada una de las familias socialistas?".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 1 de julio de 2003