Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El alcohol afecta a la memoria en las tareas diarias

Las personas que consumen cantidades elevadas de alcohol tienen más probabilidades de olvidarse de citas, de cumpleaños o de no pagar facturas a tiempo. También tienen problemas para recordar si han hecho algo, como cerrar con llave la puerta o apagar las luces o el horno, y tienden a olvidar dónde ponen objetos como las llaves de la casa, según un estudio publicado en el número de junio de la revista Alcoholism: Clinical & Experimental Research.

"Evidentemente, todos olvidamos cosas de vez en cuando. Sin embargo, quienes consumen un exceso de alcohol cometen llamativamente más errores de este tipo que quienes consumen poco o nada de alcohol", afirma el autor, Jonathan Ling, de la Universidad de Teesside (Reino Unido).

Los bebedores que participaron en este estudio tenían más de un 30% de problemas de memoria que aquellos que afirmaban no beber, y casi un 25% más de problemas que aquellos que afirmaban consumir sólo pequeñas cantidades de alcohol, según el estudio.

Los investigadores han descubierto un aumento significativo en los problemas de memoria declarados por personas que afirmaban beber entre 10 y 25 unidades de alcohol a la semana, en comparación con los no bebedores. Una unidad de alcohol equivale aproximadamente a un cuarto de litro de cerveza o un vaso pequeño de vino. Ling y sus colaboradores recogieron datos de 763 participantes mediante una página de Internet creada con ese fin en el servidor de la Universidad de Wetsminster. Los participantes respondieron a las preguntas de dos encuestas de memoria, así como a preguntas sobre el nivel de consumo de alcohol y de otras drogas.

Los resultados de este estudio se añaden a las pruebas de que muchos tipos de memoria se ven afectados negativamente por el consumo excesivo de alcohol, según Colin R. Martin, de la Universidad de York, Reino Unido. "Este estudio es importante porque amplía nuestros conocimientos sobre el deterioro de la memoria relacionado con el alcohol, en situaciones diarias con las que la mayoría de las personas pueden identificarse, frente a las pruebas de memoria diseñadas en laboratorio", afirma. Martin señala también que estos tipos de déficit de memoria deberían examinarse en individuos que reciben tratamiento contra los problemas de dependencia del alcohol, especialmente porque muchos sistemas de terapia y de prevención de la recaída se basan en la memoria.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 24 de junio de 2003