Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un pesquero halla vivos a seis de los 18 ocupantes de una patera que llevaba dos semanas a la deriva

La barca, de madera y de seis metros de eslora, fue rescatada a 120 millas al sur de Gran Canaria

Seis inmigrantes de Ghana y Mali fueron rescatados la noche del jueves por efectivos de Salvamento Marítimo y de la Guardia Civil a 120 millas (unos 220 kilómetros) al sur de Gran Canaria. Según pudieron balbucear, hacía 15 días que habían zarpado de la costa del Sáhara Occidental con otras 12 personas que fueron muriendo día tras día, entre ellos el patrón marroquí de la embarcación. Si se confirma su versión, se trataría de los supervivientes de la expedición que hace 13 días alertó de su situación a través de un teléfono móvil.

El pesquero Naboeiro, con matrícula de Vigo y consignataria en Tenerife (Frucasa), avisó a la Sociedad Estatal de Salvamento Marítimo del avistamiento de una embarcación de madera gris, de seis metros de eslora, con seis personas a bordo "en muy mal estado", a unas 120 millas al sur de Gran Canaria, informó un portavoz del instituto armado. El buque paró los motores y sus tripulantes ofrecieron alimentos, agua y abrigo a los náufragos hasta que llegó un helicóptero de rescate.

El capitán de este pesquero relató a la Cadena SER de Tenerife cómo fue el encuentro: "Avistamos un objeto a lo lejos, y con los prismáticos pudimos comprobar que era un bote con gente a bordo, que nos hacía señales con los brazos extendidos". Siguiendo las instrucciones de Salvamento Marítimo, "nos arrimamos a ellos y les dimos agua".

Los pescadores se encontraron con "un cuadro bastante malo. La chica estaba muy mal. Sólo dos hicieron gestos para alcanzar las botellas de agua que les dábamos, pero los otros cuatro ni se inmutaron, como si no estuviéramos allí".

Esperaron hasta que llegó el helicóptero. "Tenían mucha sed y hambre. No tenían ningún motor en la popa y sólo con verles la cara te podías dar cuenta de la extrema situación que habían pasado". El patrón habló con uno de ellos en inglés: "Me dijo que llevaban 14 días a la deriva y que había 18 personas; y allí sólo estaban seis".

Salvamento Marítimo envió el helicóptero con dos agentes del grupo de actividades subacuáticas de la Guardia Civil. El rescate de los cinco hombres y una mujer se llevó a cabo a las 20.40 del miércoles. Un Foker del Servicio Aéreo de Rescate tuvo que lanzar bengalas para poder izar uno a uno a los seis náufragos, muy débiles tras los 15 días en alta mar.

El grupo fue trasladado hasta el aeropuerto Reina Sofía, en el sur de Tenerife, el punto más cercano a tierra donde podían recibir las primeras atenciones médicas. Al aterrizar, los sanitarios constataron que cuatro hombres estaban menos graves, pero un hombre y una mujer, de entre 25 a 30 años, presentaban un cuadro de alta agitación, desorientación, desnutrición, hipotermia y deshidratación. De hecho, al intentar pincharles el suero, reaccionaron con violencia hasta que entendieron que ya se encontraban a salvo, informó el director territorial del Servicio de Urgencias Canario, Carmelo Duarte.

Asistencia en vuelo

Los médicos se subieron al helicóptero de Salvamento Marítimo para seguir asistiéndolos en vuelo hasta llegar a la dársena de Santa Cruz de Tenerife, donde les esperaban seis ambulancias, dos de ellas medicalizadas. Tres de los hombres ingresaron en el Hospital Nuestra Señora de la Candelaria y los otros dos y la mujer en el Hospital Universitario de Canarias (HUC), donde también se les apreciaron quemaduras.

Según declararon los náufragos a sus salvadores durante su traslado a tierra firme, habían zarpado hacía 15 días de una zona del Sáhara que no especificaron, con 18 personas a bordo, entre ellos un patrón marroquí, que también murió. Otras fuentes confirmaron que reconocieron haber abonado unos 500 dólares por ser trasladados. Al primer día de estar en alta mar, el pequeño motor quedó parado. No sabían cómo arreglarlo e hicieron llamadas telefónicas, primero a un familiar en Cataluña y luego al 112 de Canarias.

Según las primeras identidades facilitadas ayer por la Guardia Civil, los supervivientes son Daniel Y., Vaseb B., Mali M., Duba M., y Solamami B, todos sobre la veintena. Aún no se ha podido obtener la identidad de la mujer. Todos permanecen custodiados por agentes de la Guardia Civil, para evitar ser molestados y a la espera de que su mejoría permita un interrogatorio que aclare definitivamente si se trataba de la misma embarcación que los equipos de rescate buscaron sin éxito los días 8, 9 y 10 de este mes cerca de Fuerteventura tras recibir las llamadas de socorro que hicieron desde el móvil.

"Están muy hechos polvo y no parece lógico preguntarles por nada que no sea su estado de salud, que para nosotros es lo más sagrado", comentó Manuel Sánchez, subdirector médico del HUC, "y mucho menos, hacerles revivir esta tragedia". De hecho, según trasladó este facultativo, la mujer seguía preguntando ayer por los demás miembros de la patera, mientras uno de sus compañeros, en otra habitación, repetía con insistencia la palabra muerte para referirse a los doce tripulantes que no han sobrevivido. Entre éstos últimos, los rescatados aseguran que no había niños, pero sí jóvenes.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Viernes, 21 de febrero de 2003