Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Como cuatro gotas de agua

Nacen en California unas cuatrillizas genéticamente idénticas

Las pequeñas Audreana, Natalie, Melody y Preana pesan poco más de un kilo y medio cada una y miden de 36 a 38 centímetros. Nacieron a primeras horas del martes en la ciudad de Sacramento (California, EE UU), tras sólo 30 semanas de gestación. Pero están sanas, y su foto ha dado ya la vuelta al mundo. Son uno de los raros casos de cuatrillizas genéticamente idénticas, un fenómeno que sólo se da en uno de cada 11 millones de partos. Ahora están en observación en el hospital Sutter Memorial como precaución ante posibles complicaciones derivadas del parto prematuro.

El nacimiento de cuatrillizos es en sí infrecuente -sólo en Estados Unidos se registran unos 500 casos al año-, pero el de cuatrillizos genéticamente idénticos, procedentes de un solo óvulo fecundado, es inusitado. Según la experta Jennifer Cassidy, sólo se han documentado en el mundo 17 casos de cuatrillizas idénticas en los últimos 75 años, y otros nueve de varones.

El caso de Audreana, Natalie, Melody y Preana sólo se da en uno de cada 11 millones de partos

Las niñas de Sacramento llegaron al mundo en una sola placenta, pero cada una tenía una bolsa amniótica distinta. Alex Mentakis, el médico que practicó la cesárea a la madre, explicó que estaban colocadas en forma de círculo, lo cual facilitó la extracción, a un promedio de una niña por minuto.

La madre, Ornsee Khamsa, tiene 22 años, y el padre, Verek Muy, tiene 20. Ayer declararon al periódico local Sacramento Bee que planean casarse y ya han empezado a recibir ofertas de pañales, ropa e incluso una vivienda del Gobierno para la crianza de la repentina familia numerosa. La pareja vivía hasta ahora con unos familiares en un modesto apartamento.

Aunque el parto se produjo sin incidentes y sin sorpresa, porque los médicos ya sabían que eran cuatro criaturas, fue necesario un equipo de 18 médicos y enfermeras. La madre se enteró en enero por una ecografía de que iba a dar a luz por partida cuádruple. 'Me puse muy contenta, pero también me asusté. La verdad, no creí que fuera verdad, pero ya me doy cuenta de que sí lo es', declaró a la prensa local. Ornsee Khamsa engordó casi 13 kilos durante el embarazo, y tuvo que permanecer en reposo absoluto las últimas cinco semanas.

Las niñas siguen en una unidad especial que registra su evolución por si hubiera complicaciones respiratorias. También existe el riesgo de daños cerebrales y de problemas de desarrollo de los órganos internos. Incluso si no sufren problemas, las cuatrillizas permanecerán varias semanas en el hospital, señalaron los médicos del Sutter Memorial Hospital.

Las niñas de Sacramento son un caso de gemelación en serie. En las fases tempranas del desarrollo, el embrión humano puede dividirse en dos, y cada parte es capaz de regenerar un embrión completo. Si no ocurre nada más, el resultado serán dos gemelos 'idénticos' o 'univitelinos', es decir, que tienen exactamente el mismo genoma: son, literalmente, clones humanos. Sin embargo, nada impide que el proceso inicial de escisión se repita una o varias veces, en uno o en ambos embriones. Si uno de los dos embriones idénticos se vuelve a escindir, el resultado serán trillizos idénticos. Si los dos lo hacen, resultarán cuatrillizos idénticos.

Los nacimientos múltiples más comunes son de hermanos no idénticos. Su procedimiento de formación es totalmente distinto: varios óvulos son fecundados por varios espermatozoides y los embriones siguen procesos de desarrollo independientes. Su grado de parecido es el de cualquier par de hermanos: sólo comparten la mitad del genoma.

En 1934, se dio en Canadá un caso de quintillizas idénticas: las famosas hermanas Dionne (Émile, Yvonne, Cécile, Marie y Annette). Estas niñas llegaron a protagonizar tres cintas documentales de la Twentieth Century-Fox y vendieron como rosquillas su libro de memorias Éramos cinco, publicado en 1964. Tal vez las niñas de Sacramento corran una suerte similar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 28 de marzo de 2002