Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos inmigrantes muertos y 78 detenidos en las costas de Cádiz y Fuerteventura

La mayoría presentaban síntomas de hipotermia

Un inmigrante magrebí falleció ahogado en la madrugada de ayer en las costas de Cádiz cuando intentaba cruzar el Estrecho en una lancha junto a otros 55 compatriotas. Casi al mismo tiempo, la policía detuvo a siete magrebíes que circulaban por carreteras de la provincia de Cádiz y a 16 indocumentados que habían llegado en patera a las costas de la isla de Fuerteventura. El cadáver de otro extranjero de origen subsahariano fue localizado en aguas melillenses.

Los 56 inmigrantes localizados en Cádiz hacia las nueve de la mañana se encontraban en una pequeña lancha a punto de zozobrar a siete millas al suroeste de la costa de Barbate. La tragedia estuvo rondando durante toda la travesía debido al sobrepeso que soportaba la lancha, de siete metros de eslora y con capacidad para entre 10 y 15 personas. El gran número de pasajeros provocó que entrase agua en la embarcación, lo que llevó a muchos de ellos a lanzarse al mar con la intención de alcanzar a nado la patrullera de la Guardia Civil que se acercaba. Uno de los agentes se vio obligado a lanzarse al agua para poder rescatar a algunos de estos inmigrantes y subirlos a bordo. Uno de los inmigrantes falleció en el intento.

Los 55 supervivientes fueron conducidos al puerto de Barbate, donde llegaron en un estado físico lamentable. La mayoría de ellos tuvieron que ser atendidos de quemaduras de diversa consideración que se produjeron por la mezcla del agua salada con la gasolina, hipotermia y desnutrición. Tras recibir atención médica, fueron conducidos a la Comisaría de Cádiz, donde se iniciaron los trámites para su repatriación.

Un muerto en Melilla

El otro fallecido, de origen subsahariano, fue hallado a las 19.30 horas de ayer por la Guardia Civil en Melilla, en una de las playas colindantes con Marruecos, junto a los acantilados de Horcas Coloradas, según informa Toñi Ramos. El cuerpo, que al parecer llevaba varios días en el agua, corresponde a un hombre joven de raza negra, que no portaba documentación alguna. El instituto armado cree que pudo fallecer cuando intentaba llegar a nado a la costa melillense, ya que no se han encontrado restos de embarcación en la zona y las causas de su fallecimiento apuntan a ahogamiento, aunque a falta de los resultados de la autopsia.

Por otra parte, agentes de la Guardia Civil de Cádiz interceptaron en el término municipal de Chiclana un furgón donde viajaban cinco marroquíes indocumentados, además del conductor, de la misma nacionalidad y con permiso de trabajo y residencia en Valencia, que fue detenido como presunto autor de un delito contra el derecho de los trabajadores. Asimismo, efectivos del mismo cuerpo interceptaron en Alcalá de los Gazules a dos indocumentados más que deambulaban a pie por una carretera.

También en la madrugada de ayer fueron detenidos en la localidad de Turineje (Fuerteventura) 16 inmigrantes, 15 de ellos procedentes de Sierra Leona y uno, posiblemente el patrón de la embarcación en la que llegaron a tierra, marroquí. Los inmigrantes, entre los que había tres mujeres, llegaron con síntomas de hipotermia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 25 de mayo de 2001