Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Froilán Elespe insistió 18 horas antes de su asesinato en que quería vivir sin escolta

Sólo los ediles del PSE de San Sebastián, Irún, Rentería y algunos del Goierri llevan guardaespaldas

A Froilán Elespe le iban a asignar escolta la próxima semana, como al resto de los ocho concejales socialistas. Sólo la alcaldesa de Lasarte-Oria, Ana Urchueguía, disponía de ella. El intento de asesinato del edil socialista de Ordizia Iñaki Dubreuil, el pasado 22 de febrero en San Sebastián, y los ataques sufridos por otros cargos de esta formación llevaron al PSE a tomar la decisión de garantizar la seguridad de sus representantes públicos.

En Guipúzcoa, donde el PSE-EE tiene 94 concejales, únicamente los de San Sebastián, Irún y Rentería disponen de protección permanente. Hay poquísimas excepciones en el resto de la provincia, sobre todo en la comarca del Goierri. En las últimas elecciones municipales, en junio de 1999, los socialistas obtuvieron 243 concejales en el País Vasco.

Este lunes, recuerda el concejal Julio Legaz, los ediles de Lasarte-Oria debatieron hasta las nueve de la noche esta cuestión y sólo se escuchó una voz disonante. La de Froilán Elespe. 'No quería llevar escolta, aunque el partido no estaba dispuesto a dejarle desamparado. Tristemente, no le va a hacer falta', afirma un dirigente socialista.

Jesús Eguiguren, presidente de los socialistas guipuzcoanos, afirmó ayer, en la reunión de la ejecutiva de este partido, que 'Froilán no hubiera tenido hoy [por ayer] escolta aunque la hubiese reclamado'. 'Y esto es una responsabilidad tanto del Gobierno central como del Gobierno vasco. Estamos hartos de recibir palmaditas en la espalda', añadió. La decisión de asignar escoltas se ha precipitado tras este atentado, aunque no se ha podido precisar de qué forma se va a llevar a cabo esta protección.

Los muertos y los pésames

'Para unos, los muertos y para otros, las condolencias. Estamos hartos de este reparto de papeles'. Froilán hubiera suscrito tal cual este reproche que el secretario general de los socialistas guipuzcoanos, Manuel Huertas, le dedicó ayer mismo al portavoz del Gobierno vasco, el peneuvista Josu Jon Imaz, a 50 metros donde yacía el cadáver de Elespe.

'Aquí no hacen falta más escoltas. Necesitamos terminar con todo esto. ¿No os da vergüenza lo que está pasando. Nos están machacando. ¿Cuándo vais a daros cuenta?'. Imaz se acercó al lugar donde estaban los dirigentes socialistas para expresar sus condolencias y se encontró con este chaparrón de Manuel Huertas. Imaz, que se ha significado a la hora de estar junto a las víctimas de los atentados, aguantó la descarga con el semblante desencajado, mientras algunos simpatizantes socialistas le increpaban. Luego marchó cabizbajo a recibir el consuelo de sus correligionarios del PNV y EA.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 21 de marzo de 2001