Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bartolín reivindicó su secuestro a través del teléfono móvil que llevaba

El ex concejal del PP en el Ayuntamiento de La Carolina, Bartolomé Rubia Muñoz, conocido popularmente como Bartolín, será juzgado mañana martes por la Sala de lo Penal número 5 de San Sebastián, acusado de un delito de simulación de secuestro. La falsa peripecia de Bartolín, que concluyó en Irún, movilizó a las fuerzas de seguridad y sobresaltó a toda la sociedad el 28 de mayo de 1998, en una época en la que la banda terrorista ETA había fijado a los ediles del Partido Popular como objetivos prioritarios de sus atentados.

La Fiscalía de la Audiencia de San Sebastián pide para el ex concejal popular 600.000 pesetas de multa y el pago de las costas del proceso. El descubrimiento de la simulación motivó la posterior expulsión del PP de Bartolín. Éste mantiene que fue secuestrado, aunque aduce que él no habló de ETA.Bartolín manifestó en su declaración inicial ante la juez de Irún -donde, según su versión, consiguió zafarse de sus supuestos secuestradores- que había sido secuestrado a primera hora de la mañana junto a su cochera en La Carolina por dos personas. A partir de ahí, según la rocambolesca descripción de los hechos realizada por el ex concejal del Partido Popular, fue trasladado en taxi hasta la estación ferroviaria de Linares-Baeza y, desde ahí, inició un viaje en un tren Talgo, primero hasta Madrid y, tras un trasbordo, hasta San Sebastián.

En la ciudad donostiarra, siempre según el relato de Bartolín ante la juez, fue conducido por sus raptores en una furgoneta hasta Irún, de donde logró escapar antes de la media noche saltando por un terraplén.

Según las calificaciones del Ministerio Fiscal, 'lo que en un principio fue una proeza del joven concejal derivó en una singular historia que dejó al descubierto que Bartolomé Rubia había hecho la simulación de su propio secuestro'. La prueba clave para la acusación del fiscal fue la utilización por Bartolín de su teléfono móvil: se hizo pasar por un comunicante anónimo para reivindicar el secuestro en el Diario Jaén, Canal Sur y la Subdelegación del Gobierno jienense.

Sólo los dirigentes provinciales del Partido Popular creyeron la versión de Bartolín ante la juez de que había secuestrado por miembros de la banda terrorista ETA. Incluso el alcalde de La Carolina, Ramón Palacios (PP), llegó a decir la noche del fingido secuestro, en una emisora de radio, que en la Delegación del Gobierno se recibió una llamada exclamando 'Gora ETA', versión que días más tarde fue negada por el Gobierno en una respuesta parlamentaria al PSOE en el Congreso de los Diputados.

Tras descubrirse su ficción, Bartolín fue expulsado del Partido Popular y se integró en el grupo mixto hasta el final de la pasada legislatura. En la actualidad ya no ocupa cargo público y trabaja como empleado en una fábrica de aluminio de La Carolina. En declaraciones a la agencia EFE, Bartolín mantiene la versión del secuestro, aunque precisa que nunca se refirió a que fuera obra de ETA. Además, indica el ex concejal que ha pedido ya su reingreso en el Partido Popular.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 12 de febrero de 2001