ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

domingo, 3 de septiembre de 2000
HOMOSEXUALIDAD Y EJÉRCITO

Sánchez Silva: "Hay muchos 'gay' en las Fuerzas Armadas"

Defensa considera desafortunado utilizar la condición militar para definirse homosexual

"Claro que hay muchos gay en las Fuerzas Armadas y en la Guardia Civil, pero tienen terror a manifestar sus opciones. El Ejército forma parte de la sociedad y, al igual que ocurre en otros ámbitos, la homosexualidad está presente". Así se manifiesta el teniente coronel José María Sánchez Silva, que reclama que el espíritu de las leyes antidiscriminatorias se plasme también en las conductas y en la vida cotidiana de las instalaciones militares.

Un portavoz del Ministerio de Defensa comentó ayer a este diario que el debate planteado por este oficial del Cuerpo Jurídico ya se produjo en el Congreso de los Diputados en el transcurso de la pasada legislatura. "Con la Ley Orgánica de Régimen Disciplinario de las Fuerzas Armadas aprobada en 1998", afirmó el citado portavoz, "ha desaparecido cualquier tipo de discriminación. Ya en 1985 fue abolido el antiguo Código de Justicia Militar. Por ello, de momento, el Ministerio no tiene más comentarios que hacer".El portavoz de Defensa aclaró que, en principio, la actitud del teniente coronel Sánchez Silva no incurre en ningún motivo de sanción. "No obstante", agregó, "me parece desafortunado que utilice su rango militar para un pronunciamiento de estas características. Otra cosa es que lo hiciera a título personal".

Abolido en 1985, el Código de Justicia Militar, que incriminaba las actitudes homosexuales como "contrarias al honor militar", la actual legislación prohíbe cualquier discriminación en el Ejército por razón de la orientación sexual, salvo que se atente a la libertad sexual, se mantengan en instalaciones militares relaciones sexuales que atenten contra la dignidad, o que un superior se valga de su posición para atentar contra la libertad sexual de sus subordinados.

"Hay casos de ataques homofóbicos directos en las Fuerzas Armadas", señala el teniente coronel en un artículo publicado en la revista Zero, "pero lo habitual es que en el Ejército la homofobia agreda indirectamente y recubierta de una exquisita legalidad. En pleno año 2000, la actitud de todos los miembros de la sociedad debería ser acorde con las normas jurídicas que regulan nuestra convivencia. Si no existiera la homofobia que provoca ataques a la dignidad y al libre desarrollo de la personalidad, este artículo no tendría finalidad".

"He tratado de plantar una semilla con mi actitud", afirma José María Sánchez Silva. A juicio de este militar homosexual, si fructifica, será un beneficio para otros militares gay y para el conjunto de la sociedad y de las Fuerzas Armadas. Aunque diversas lecturas e influencias han estado en el origen de su paso hacia adelante, una sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos de septiembre del año pasado impulsó la decisión del teniente coronel. La citada resolución judicial condenaba al Reino Unido por violación de los artículos 8 y 13 de la Convención para la Protección de los Derechos Humanos y Libertades Fundamentales al haber expulsado de sus Fuerzas Armadas a una lesbiana (Janette Smith) y a tres gay (Graeme Grady, Duncan Lustig-Pream y John Beckett) exclusivamente por su inclinación homosexual.

"Lo esencial", dice José María Sánchez Silva, "es que esta sentencia del Tribunal Europeo ha creado jurisprudencia aplicable a todos los países de la Unión Europea".

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »
EL PAíS Edición impresa

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana