Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las tropas británicas no combatirán

Londres / Freetown

Los paracaidistas británicos que están realizando las tareas de evacuación se negaron ayer a participar en ningún combate contra los rebeldes o en una operación para rescatar a los 500 cascos azules secuestrados. Éstos están en manos de los rebeldes del Frente Revolucionario Unido (FRU), leales a Foday Sankoh, y su paradero aún se desconoce."Hay límites sobre los compromisos que uno puede adoptar", declaró ayer en Londres Geoff Hoon, ministro de Defensa británico. Sus 600 paracaidistas enviados a Sierra Leona habían evacuado ayer y desde el lunes a casi 300 civiles, la mayoría de ellos británicos. La evacuación está organizada también para otros ciudadanos comunitarios y de la Commonwealth, según precisó el teniente Tony Cramp. Aunque calculan la salida de 400 más, están preparados para el doble de esta cifra. Los paracaidistas actúan desde la parte oeste de la ciudad, donde se encuentran los cuarteles generales de la ONU.

El Reino Unido "hará todo lo que sea razonable hacer" para proteger la democracia en Sierra Leona, declaró ayer el primer ministro, Tony Blair. Éste explicó en la Cámara de los Comunes las tareas de repatriación, que durarán una semana. Pero el Ejército británico no participará en los combates, rechazando así la petición por parte del ministro de Información de Sierra Leona, Julius Spencer.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Jueves, 11 de mayo de 2000