Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un ex alto cargo policial venezolano denuncia 46 casos de corrupción en el Gobierno

El ex jefe de la policía de seguridad venezolana (DISIP) y ex militar golpista Jesús Urdaneta acusó ayer a Luis Miquilena, presidente de la comisión legislativa nacional, de estar presuntamente involucrado en casos de corrupción. Urdaneta acudió a la Fiscalía General para entregar 46 expedientes de presuntos casos de corrupción en el entorno político del presidente de Venezuela, Hugo Chávez. Jesús Urdaneta, teniente coronel que participó con Chávez y otros jefes militares en la asonada golpista del 4 de febrero de 1992, fue jefe de la DISIP durante varios meses hasta que hace diez días renunció. El ex militar dijo ayer, horas antes de presentar los expedientes, que el presidente Chávez "ha perdido el norte" y denunció que la corrupción en su entorno es peor que la que existía en los criticados gobiernos precedentes.

En sus declaraciones tras asistir a la fiscalía, Urdaneta dijo que Miquilena, que fue presidente de la Asamblea Nacional Constituyente que elaboró la Constitución promulgada el 30 de diciembre, tenía participación en la empresa que se encargó de imprimir ese texto y que fue elegida "a dedo". "Nadie puede decir que he tenido negociaciones con el Estado, nunca en mi vida", replicó Miquilena, quien añadió: "Hay un acta en el registro según la cual en enero yo renuncié a esa empresa. En este momento se está escarbando para tratar de manchar la reputación de un funcionario público".

La acusación del ex teniente coronel forma parte de la guerra abierta entre los sectores civil y militar del chavismo que el presidente no ha podido evitar en las últimas tres semanas. Urdaneta, junto a los ex golpistas Francisco Arias Cárdenas, gobernador de Zulia, y Joel Acosta, ex coordinador del Movimiento V República (MVR) de Chávez, criticaron a Miquilena y al ministro de Exteriores, José Vicente Rangel. Los ex militares los acusaron de ser "nefastos" porque siguen con las corruptelas en el ejercicio del poder.

"Quiero hacerle ver al presidente que hay grandes fallas que hay que corregir" en el Gobierno, dijo Urdaneta, y aseveró que si hasta ahora Chávez no ha visto "la gravedad del asunto" es porque lo han manipulado "personajes nefastos" para su administración. Por la tarde, el ex mando policial se retractó de sus palabras de la mañana y señaló que el "proyecto revolucionario" para acabar con la corrupción de los últimos 40 años y que los llevó a alzarse en armas "no se ha perdido, pero está en vías de perderse".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 11 de febrero de 2000

Más información

  • División entre civiles y militares 'chavistas'