Tribuna:

España es diferente

Los mercados de valores europeos continúan tomando nota de las evidentes diferencias de comportamiento entre las economías de la zona euro y la de Estados Unidos. Ayer hubo dificultades para terminar la sesión con signo positivo en toda Europa, mientras que la Bolsa de Nueva York ganaba 32,93 puntos y se situaba en 10.878,38 al cierre de la sesión, un nuevo récord.

Las diferencias son más evidentes para el comportamiento del conjunto del año, en el que la Bolsa española es la que menos sube entre los principales mercados de valores.

Según el índice de la Bolsa de Madrid, en el año se gana el 2,42%, y gracias a que en este último mes la subida ha sido del 2,54%. Frente a ese dato, la Bolsa de Nueva York gana el 18,55%, con datos a media sesión de ayer; París, el 10,86%; Londres, el 10,45%, y Francfort, que en teoría representa al país más afectado por las crisis financieras y comerciales, sube un 6,32%.

Las revisiones a la baja en las estimaciones de crecimiento de las economías de la UE frente a la pujanza de EE UU explican esas diferencias que, para el caso español, se agrandan tras conocerse el IPC. Para los analistas, el Gobierno se ha quedado completamente solo en su defensa de la efectividad de unas medidas antiinflación que han sido criticadas desde todos los puntos de vista posibles, y esto afecta al interés de los inversores extranjeros, ya bastante reticentes a invertir en Europa debido a la trayectoria del euro.

La moneda única europea cotizó ayer a 1,0604 dólares, pero a última hora de la tarde caía hasta 1,0580, para recuperarse poco después y terminar a 1,0600. El mercado continuo negoció 820,49 millones de euros (136.519 millones de pesetas).

* Este articulo apareció en la edición impresa del Viernes, 30 de abril de 1999