ELECCIONES EN VENEZUELA

El ex teniente coronel Chávez ganará hoy las presidenciales

Los venezolanos se enfrentan a un complejo sistema de votación con tarjetas de 36 casillas en las que aún figuran los candidatos retirados

El exteniente coronel golpista Hugo Chávez ganará hoy la presidencia de Venezuela con un margen de 16 a 21 puntos sobre el independiente de centroderecha, Henrique Salas, según las encuestas previas a unas elecciones trascendentales, marcadas por las mutuas acusaciones de fraude en ciernes, o rebelión armada contra los resultados. Data Análisis concede un 53,5% a Chávez y un 37,6% a Salas, mientras Consultores 21 les otorga el 51% y el 30%.

Una decisión de última hora del Consejo Nacional Electoral (CNE) incorpora un elemento más de confusión en los comicios y puede complicar el escrutinio, a cargo de la empresa española Indra, que tiene un contrato de 140 millones de dólares (20.000 millones de pesetas) para las elecciones. Muy castigados por los sondeos, los dos partidos tradicionales, Acción Democrática (AD), socialdemócrata, y Copei, democristiano, retiraron sus propios candidatos e instaron a votar por Salas.Las nuevas alianzas, decididas hace muy pocos días, no están reflejadas en las papeletas impresas semanas atrás, e Indra no tuvo tiempo para cambiar el software de las máquinas que las reciben a fin de que puedan reconocer las nuevas uniones. El presidente, Rafael Caldera, prometió entregar el poder "a cualquiera que gane". El mismo hecho de que el jefe de Gobierno deba comparecer en televisión solemnemente para asegurar que garantiza el relevo demuestra el enrarecido ambiente político y social en este país suramericano. "El rumor es aquí una industria", dijo el ministro de Información, Fernando Egaña.

Los últimos cambios en las papeletas son consecuencia de la retirada de AD y Copei de la disputa por la presidencia hace cinco días. Delegados de Salas acudieron al Consejo Nacional Electoral para reclamar que el sistema informático de Indra adecuase su funcionamiento a la nueva realidad política, esto es, que identificaran como votos de Salas los que en los casilleros de las papeletas aparecen como destinados a Luis Alfaro Ucero, de AD, y a Irene Sáez, de Copei.

Las papeletas de votaciones, que no fueron cambiadas después de las nuevas alianzas, tienen 36 casillas con las fotografías de los candidatos y los partidos que les apoyan. Así, la foto de Chávez aparece en ocho casillas. La imagen de Ucero, en otras ocho, y la de Irene, en cinco.

En las legislativas del día 8 de noviembre, aunque el elector marcase una cruz en las ocho o cinco casillas de su candidato, se computaba como uno solo. Ahora, quien lo haga así pierde el voto, y eso llevará a la protesta. La divulgación del cambio ha sido a todas luces insuficiente, muchos votantes marcarán varias casillas, su sufragio se perderá, y la controversia, e incluso la impugnación de los comicios, no es descartable. Los nuevos requerimientos obligaban a Indra a la urgente compra de 14.000 tarjetas informáticas. No fue posible, y entonces la empresa española recomendó al CNE que se votara en una sola casilla para evitar confusión, y que los votos de AD y Copei, tal como fue acordado, se totabilizaran como de Salas. El CNE, constituido por personas designadas por un Congreso en el que AD y Copei son mayoría, fue más allá, y decidió considerar nulas las papeletas con más de una cruz. El Gobierno negó intenciones políticas en ello.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Domingo, 6 de diciembre de 1998