Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los "gays" vascos piden el secuestro del disco del conjunto mexicano Molotov

La reiterada difusión en medios de comunicación y locales públicos de Puto, segundo single extraído del estreno discográfico del cuarteto mexicano Molotov, ha despertado las iras y la indignación de EHGAM, el movimiento de liberación gay del País Vasco. Así, ante lo que considera un flagrante atentado contra la libertad sexual, su delegación en la capital vizcaína ha presentado una denuncia ante el Juzgado de Instrucción de Bilbao que por turno corresponda. EHGAM pide el secuestro del disco.

MÁS INFORMACIÓN

Apoyada en varios artículos del nuevo Código Penal (sobre todo el 510.1 de su Sección Primera, que castiga a "los que provocaren a la discriminación, al odio o a la violencia contra grupos o asociaciones"), la denuncia se dirige en concreto contra el director de la editora Universal Music Hispania y el director de la distribuidora BMG Music Spain, o sus respectivos representantes legales, así como contra el autor de la canción. De momento, "como medida cautelar", se pide al juzgado que prohíba la comercialización del elepé Dónde jugarán las niñas en todos sus formatos, la prohibición de la difusión de Puto en "cualquier medio", así como los conciertos del grupo, y el secuestro tanto de todos los soportes que incluyan el tema como de la grabación original. Según hace constar la procuradora de EHGAM, Yolanda Cortajarena, en la propia denuncia, tales peticiones se justifican en que todas las partes denunciadas habrían incurrido "en una provocación colectiva al odio y a la violencia contra un grupo de personas caracterizadas por una determinada orientación sexual". "Mensaje indignante" La denuncia agrega que "el mensaje de la canción es absolutamente indignante y discriminatorio contra los hombres homosexuales, a los que llama a agredir con expresiones cargadas de odio. Desde luego, la interpretación que se hace socialmente de esa expresión es clara: "matarile al maricón", en el sentido de agredir al hombre homosexual". La asociación gay, la más importante de Euskadi, considera la canción "perniciosa y peligrosa" y no acepta la interpretación del propio grupo. Molotov asegura que la canción es sólo un ataque a los "cobardes". Pero, aun así, EHGAM destaca el daño que hace al colectivo gay. "En un nivel casi seminconsciente se va creando un ambiente de linchamiento propicio a que se produzcan agresiones físicas contra gays, contra personas que muestran en público su afectividad hacia personas del mismo sexo. Vamos a hacer todo lo posible para que esta canción desaparezca, no sólo del mercado y de las emisoras, sino de la memoria de la gente", aseveraron ayer en rueda de prensa representantes de la asociación, no sin antes destacar que no quieren "sacar ninguna tajada económica". BMG Music se ha desentendido del asunto y, tras asegurar que hace ya dos años que no distribuye el material de Universal, no duda en atribuir la responsabilidad al editor. "Universal distribuye ahora sus propios discos; no tenemos nada que ver", afirmaba personal de la distribuidora desde sus oficinas en Madrid. La jefe de prensa de Universal, desconocedora de la denuncia, y ante la ausencia de sus superiores, prefirió no hacer comentarios. Al margen de las medidas judiciales, EHGAM ha hecho pública su disposición a ponerse en contacto con los promotores para proponerles la suspensión del concierto que Molotov tiene previsto ofrecer en la localidad vizcaína de Balmaseda el próximo día 24, dentro de su gira, llamada Fuck you puto baboso tour 98. Alfonso Santiago, uno de los impulsores del evento, mostró categóricamente su intención de no ceder ante las presiones. "No se va a suspender el concierto. Somos partidarios de la libertad de expresión y Molotov es un grupo más que expone sus planteamientos de las cosas. Yo pienso como quiero y Molotov piensa como quiere de esos temas", recalcó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 2 de octubre de 1998

Más información

  • EHGAM presenta una denuncia judicial por homofobia