Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El jefe de gabinete de Rajoy defendió a De la Rosa en 'Abc'

Francisco Marhuenda, jefe de gabinete del ministro para las Administraciones Públicas, Mariano Rajoy, escribó en enero de 1995 un artículo de opinión en la edición catalana del diario Abc titulado 'La resurrección de Lázaro'. En esa columna, Marhuenda hace interpretar a De la Rosa el papel de muerto resucitado y le invita a explicar todo lo que sabe: "Lo mejor sería que De la Rosa hable, ante el magistrado, ante la prensa o la comisión que el Parlament [de Cataluña] no quiere crear, porque su situación nunca será peor".¿De qué debería hablar el financiero entonces encarcelado por el caso Grand Tibidabo? En opinión de Marhuenda, "los dirigentes de los principales partidos no tenían ningún deseo de que compareciera en una comisión de investigación. Ni aquí ni en Madrid. El papel que le habían asignado era el de mudo [ ...] Durante unas semanas se mantuvo en silencio y todos respiraron tranquilos. El susto de los telegramas [que, De la Rosa envió desde la prisión a varios dirigentes políticos] fue suficiente, y bastante desconcierto hay en el país como para añadir a un De la Rosa dispuesto a contar su auge y caída con luces y taquígrafos".

La resurrección de Lázaro formaba parte de una serie de escritos por Marhuenda en apenas tres meses, defendiendo a De la Rosa mientras éste estaba en prisión, En ellos se refiere a los fiscales del caso, el fiscal Anticorrupción, Carlos Jiménez Villarejo, y el fiscal jefe de Cataluña, José María Mena, como "los mismos que han perseguido con empeño a empresarios y políticos catalanes" y compara el asunto de De la Rosa con el de Banca Catalana: "Qué le hubiera sucedido a Pujol de no contar con la inmunidad que acertadamente establece el Estatuto".

Para Marhuenda, el caso Tibidabo es "una conspiración en la que confluyen fiscales justicieros, periodistas resentidos, políticos con oscuros intereses y otros que quieren esconder sus vergüenzas".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 2 de julio de 1997