ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

lunes, 19 de mayo de 1997
FÚTBOL LIGAS EXTRANJERAS

Cantona se retira en la cima

El delantero francés será recordado en el Manchester por los títulos de cinco temporadas y la patada a un espectador

  • Su genialidad le ha llevado a ostentar dos récords: mejor jugador de la Premier League y vergüenza del equipo

A los 31 años de edad y "en la cima" de su carrera, según su propio criterio, el delantero francés del Manchester United, Eric Cantona, anunció ayer su retirada del fútbol. No lo hizo en persona, porque el ídolo del Manchester, cariñosamente conocido como Eric el rojo, por los colores del club, abandonó hace unos días Inglaterra con toda la familia, tras conseguir el cuarto título de Liga en cinco temporadas, para el equipo. El entrenador del Manchester, Alex Ferguson, y el presidente del club, Martin Edward, los encargados de comunicar la noticia a los decepcionados fans y a la prensa, lamentaron la pérdida de tan valiosa figura para el equipo y dieron a conocer un comunicado del propio jugador."Es un día triste para el United", declaró Ferguson. "Ha sido un jugador fantástico para este club y con él hemos ganado seis trofeos". No menos generoso con el Manchester fue el propio Cantona. En su mensaje de despedida y tras explicar sus deseos de "hacer otras cosas", tras 13 años en el fútbol profesional, el jugador francés desea todos los parabienes a un club con el que, reconoce, "he llegado al pináculo de mi carrera". El momento ideal, según el jugador, para abandonarla.

Pese a las buenas palabras de Ferguson y del propio interesado, y al lógico tributo que le rindieron ayer algunos compañeros, Cantona no se encontraba ya en la mejor forma y la última temporada no había sido especialmente triunfal para el delantero francés, pese a que su equipo se alzó con el título de Liga. El Manchester, no sólo el más cotizado club de fútbol inglés, sino el más rentable, puede permitirse toda clase de lujos a la hora de planificar fichajes y se rumoreaba desde hace tiempo que Ferguson seguía de cerca a la estrella brasileña del Middlebourgh, Juninho, dispuesto a ofrecer 10 millones de libras por el traspaso.

Cantona, por su parte, se había convertido ya en una especie de estrella multimedia, con apariciones en anuncios televisivos, un papel cinematográfico y perspectivas de alguno más. Aun así, el jugador del pelo rapado y las tupidas cejas, formará parte para siempre de la leyenda del equipo, unas veces criticado como él airado e incontrolable frenchman, otras alabado hasta el delirio. De la realidad de una y otra faceta en el talante del jugador hay una larga lista de ejemplos. Goleador y conquistador de títulos, elegido dos veces mejor jugador del país, por un lado, y por el otro "vergüenza" del equipo, cuando ante las cámaras de televisión propinó una patada a un seguidor del Crystal Palace que le había estado insultando durante todo el encuentro.

Nada sorprendente si se echa una ojeada al historial futbolístico de este parisino criado en Marsella, que debutó en el Auxerre y encontró su sitio definitivo en el Manchester, adonde llegó procedente del Leeds en 1993. La "hoja de servicios" de Cantona está llena de expulsiones, multas, reprimendas, insultos y hasta juicios, provocados por sucesivos incidentes con árbitros, entrenadores nacionales, compañeros de equipo y hasta espectadores.

El más sonado de todos los incidentes se produjo el 25 de mayo de 1995, en Selhurst Park, el estadio del Crystal Palace, uno de los equipos londinenses cuando, según él, harto de escuchar "insultos racistas" por parte de un aficionado del equipo local, Matthew Simmons, se abalanzó sobre él y le propinó un tremendo golpe de kungfu, que la televisión se encargó de inmortalizar y transmitir a casi todos los hogares del mundo. Cantona sufrió una doble sanción, por un lado la Asociación de Fútbol inglesa le puso 10.000 libras de multa, y le prohibió jugar durante ocho meses. De otro lado, en un juicio formal, fue condenado a 120 horas de trabajos comunitarios. El jugador francés, que nunca se había sentido completamente a gusto en el Reino Unido, se planteó seriamente colgar las botas y abandonar el país. Entonces, se lo impidió Alex Ferguson, que consiguió el regresó a Old Trafford de un revitalizado Eric el rojo, en perfecta forma y con la legión de fans prácticamente intacta. Pero el retorno fue fugaz. Mientras sus admiradores todavía le aplauden, Cantona ha preferido marcharse.

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana