Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hallan un cadáver en el vertedero durante la visita del concejal de Limpiezas

El cadáver de un varón adulto de mediana edad fue descubierto a mediodía de ayer en la descarga de un camión de basura, en los instantes previos a su incineración, por empleados de Limpiezas, cuyo responsable municipal, el concejal Luis Molina, visitaba precisamente en ese momento la planta de Valdemingómez, al sur de Madrid. El cuerpo encontrado podría pertenecer a un mendigo o a un vagabundo, según informaron fuentes de la incineradora.

El hallazgo del cadáver se produjo de manera casual en las naves de procesado de residuos, entre la carga del camión de basura. Se iniciaba la clasificación de los desechos orgánicos previa a su combustión en los grandes hornos con los que cuenta la planta incineradora.Según refirieron testigos a este diario, un camión verde y blanco de recogida de basura, con el logotipo Madrid Limpio sobre su fuselaje, acababa de llegar procedente de Madrid, distante una veintena de kilómetros. El vehículo había quedado estacionado frente a los amplios portones de una de las diez naves de procesado de residuos en el recinto de la incineradora de Valdemingómez.

Con celeridad, el chófer del camión de limpieza volcó su carga de unas dos toneladas de basura para segregar el vidrio del cartón y el plástico del residuo orgánico. Inmediatamente después, dispondría la incineración de los materiales combustibles degradables, convenientemente separados del resto.

De pronto, un operario detectó sobre el gran montón de basura un bulto de considerable tamaño. La atención se centró sobre el contorno del extraño objeto recién descubierto.

Sobrevinieron unos segundos de zozobra. Surgieron sospechas. Por si acaso, se ordenó la detención inmediata de las operaciones de procesado de basura que, de haber proseguido, momentos después hubieran enviado a incinerar todos los residuos orgánicos contenidos entre la basura.

Un examen detenido realizado por los empleados de limpiezas confirmó la veracidad de las suposiciones más tétricas: el bulto correspondía al cadáver de un varón, presumiblemente vagabundo o mendigo por los harapos que lo cubrían. Se hallaba mezclado con los desechos procedentes de uno de los barrios extremos de la ciudad.

A escasos metros de la nave donde fue encontrado el cuerpo se hallaba en ese instante Luis Molina Parra, concejal responsable de Limpieza del Ayuntamiento de Madrid, que visitaba la planta en compañía de José Manuel Fontoira, responsable del procesamiento de residuos urbanos, y de una comisión de expertos de Medio Ambiente de la Comunidad Autónoma de Madrid. El concejal, que encabezaba la minicumbre de especialistas, ordenó avisar al juzgado.

Carmen Lamela, juez de guardia, del Juzgado número 25 de los de Madrid, acudió velozmente a Valdemingómez. Tras examinar el cuerpo dió instrucciones de levantar el cadáver. Posteriormente, el cuerpo fue conducido al Instituto Anatómico Forense, en la Ciudad Universitaria, donde hoy será sometido a una autopsia, según confirmaron a este diario fuentes del establecimiento médico legal.

Las autoridades confían en averiguar la identidad del hombre hallado en Valdemingómez, así como las causas y circunstancias de su muerte.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 12 de abril de 1996

Más información

  • Iba a ser quemado en Valdemingómez