Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

El lote del juego 'Quimicefa' hasta 1990 tiene "sustancias peligrosas"

Un juzgado de Bilbao investiga un accidente infantil

Un informe de un laboratorio independiente revela que uno de los dos juegos químicos Quimicefa, analizados en una demanda que se sigue en Bilbao contra los fabricantes, contiene "sustancias peligrosas" que pueden producir "reacciones violentas" o elementos inflamables. El informe pericial, elaborado por los laboratorios Labein, indica que el juego fabricado por Celulosa Fabril SA (CEFA) "no cumple" la normativa europea "en la gran mayoría de los apartados", ni las leyes sobre seguridad en juguetes.

El documento forma parte de la instrucción de una demanda contra los fabricantes de Quimicefa por una explosión que ocasionó quemaduras graves en 1994 a Eduardo Rey Díaz, un niño de 13 años de Getxo (Vizcaya). Un responsable de CEFA indicó que desde 1989 no se fabrica el juego, pero admitió que la empresa "no retiró de la venta las unidades que ya estaban fabricadas" y que desconoce cuántas pueden estar en los establecimientos comerciales.Entre los incumplimientos que revela el informe destacan la presencia de sustancias no contempladas en la norma, el uso de tubos de ensayo de menor resistencia al fuego que los legales y la falta de protección para los ojos. La prueba pericial asegura, sin embargo, que "el riesgo que supone su utilización puede clasificarse como asumible cuando se realicen las experiencias en presencia de un tutor responsable".

El informe establece que el "juego Documento número 1 [el fabricado por CEFAJ contiene algunas sustancias que pueden calificarse de peligrosas al mezclarse con otras contenidas en el juego. Las disoluciones acuosas de bisulfato sódico que presentan un ph ácido que al mezclarse con metales (zinc, hierro), desprenden hidrógeno (inflamable)". Con las disoluciones acuosas de sales de calcio y zinc en polvo sucede lo mismo y, finalmente "las mezclas de nitrato potásico con reductores energéticos (zinc en polvo) que pueden dar lugar a reacciones violentas". Con todo, el informe indica que "teniendo en cuenta la poca cantidad que se emplea de los mismos, el riesgo que pueden presentar la mezclas puede considerarse bajo".Un "petardazo"

Este juego tiene 14 productos químicos que figuran en el libro de experiencias y otros tres compuestos -hierro, cobre, aluminio- que, por contra, no aparecen.

El juzgado de Primera Instancia número 10 de Bilbao tramita desde principios de 1995 una demanda dirigida contra las empresas fabricantes de juegos de química Celulosa Fabril SA (CEFA) y CEFATOYS. La primera de ellas, creada por la familia Blanchard en 1978, fabricó hasta 1989 el juego Quimicefa. La segunda, CEFATOYS, -relacionada con la anterior- fabricó un nuevo juego con el mismo nombre a partir de 1993 que "cumple con la normativa vigente en materia de Seguridad de Juguetes", según el informe de Labein.Aunque la empresa CEFATOYS ha negado que su producto haya causado muchos problemas, a finales de diciembre de 1995 dos niños resultaron gravemente heridos en Santiago de Compostela al utilizar este segundo juego químico. Como consecuencia de este accidente, la Xunta de Galicia ordenó su retirada del mercado, aunque varias semanas más tarde volvió a autorizar su comercialización.

La denuncia que se tramita en Bilbao tiene relación con las graves heridas que sufrió Eduardo, Rey Díaz cuando, junto a dos amigos, combinaba en su domicilio sustancias químicas del primer modelo del juego Quimicefa. El menor relató entonces que fue como un "petardazo" y que después sólo recordaba que apareció en el suelo. "La pared de la habitación quedó completamente negra y las cortinas se quemaron", dijo Díaz. La explosión le produjo quemaduras de segundo y tercer grado en la cara, cuello y manos. El menor permaneció ingresado varias semanas en la Unidad de Quemados del hospital de Cruces.

El informe de los peritos revela que el citado juego no cumple la ley sobre Normas de Seguridad en juguetes de 1990 en varias materias.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Martes, 26 de marzo de 1996