Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

La Primera estrena "El destino en sus manos"

La Primera de TVE inaugura esta noche, a las 22.45, el primer fiction show de la cadena pública. El destino en sus manos es un espacio experimental que combina un debate sobre cuestiones morales, moderado por la periodista Gemma Nierga; una teleserie abierta, realizada por Manuel Gómez Pereira y un concurso, con premios de medio millón de pesetas a los espectadores que jueguen a elegir la continuidad del espacio de ficción.

, Desde hoy, los espectadores de TVE tendrán una participación activa en el programa El destino en sus manos. Conducido por Gemma Nierga, presentadora en la cadena SER del magazine nocturno Por hablar que no quede, el espacio se desarrolla en dos partes bien diferenciadas: primero, una teleserie de media hora- de duración, Mar de dudas, con realización de Manuel Gómez Pereira (director de la película ¿Por qué lo llaman amor cuando quieren decir sexo?) y guión de Joaquín Oristrell (ganador del Goya por Todos los hombres sois iguales), y después, un debate con cuatro invitados.Durante este segundo bloque, los espectadores -guiados también por la opinión de los contertulios- podrán decidir el final de cada episodio de la serie. Ana Botella, María Barranco, Antonio Resines y el periodista Frederic Porta abren hoy la lista de invitados.

Ambientada en un centro de planificación familiar, Mar de dudas ofrece una galería de personajes cruzados y marcados por decisiones de índole moral. Cristina Marcos, Toni Cantó y Chema Muñoz son algunos de sus protagonistas. Oristrell asegura que los propios actores desconocen algunas- claves de sus personajes, decididas por las llamadas del público.

"La serie es dura y abierta", asegura Joaquín Oristrell. "Por sus contenidos puede suscitar la polémica entre organizaciones sociales". Manuel Gómez Pereira ha apostado "por una iluminación de cine, llena de matices, y respetando un formato cinematográfico".

La presentadora tiene el reto de amalgamar teleserie y coloquio: "Es difícil, pero es una cuestión de tono. Habrá tensión en el plató, cierto frenesí, pero sin agobiar al espectador, sobre todo porqué el directo le da una emoción muy especial al programa". En cuanto a los invitados, la periodista está segura de su reacción: "La serie es tan buena y toca asuntos tan delicados que todos van a intervenir con ganas, con el corazón".

* Este articulo apareció en la edición impresa del Miércoles, 26 de abril de 1995

Más información

  • Gemma Nierga presenta este experimento de televisión participativa