ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

domingo, 24 de julio de 1994
EL COMIENZO DE UN SUEÑO

Los cerebros de Barcelona 92 preparan ya el sueño olímpico de Madrid

Barcelona 92, Madrid 2008. No es el resultado de un extraño partido. Es un sueño. "Madrid reúne todas las condiciones: por su importancia en Europa -su población, por sus infraestructuras hoteleras y de transportes- para ser la próxima capital europea que albergue unos Juegos Olímpicos". Esta es la conclusión de un informe encargado por el gobierno municipal del PP a dos de los cerebros que proyectaron los pilares de Barcelona 92.

El arquitecto catalán Lluís Millet i Serra y el madrileño Fernando Andrés han redactado un documento de 600 páginas en el que examinan las dotaciones de la ciudad y la suspenden en deportes. La capital no aprobaría ahora la asignatura de unos Juegos. Pero ésta, para los dos expertos, no es una carencia grave.

El objetivo del estudio es llegar a tiempo. Los expertos se han fijado una fecha para conseguir que Madrid pueda optar a la organización de unos Juegos Olímpicos: el año 2008. En 1996 se celebrarán en Atlanta (Estados Unidos); en el 2000, en Sidney (Australia); en el 2004, en otra ciudad por decidir, y en el 2008 podrían regresar a una ciudad europea. Lluís Millet i Serra y Fernando Andrés, que fue director general de Deportes de la Comunidad de Madrid, ya participaron, por decisión de Romà Cuyàs, entonces presidente del Consejo Superior de Deportes, en la elaboración del Libro Blanco entregado por Barcelona al Comité Olímpico Internacional (COI) para pujar por los Juegos Olímpicos de 1992.

PASA A LAS PÁGINAS 4 Y 5

'La Peineta'

Los expertos diseñan zonas olímpicas en Campamento, el eje de El Pardo, Vallecas y Aranjuez

En las cuatro grandes áreas que desarrollarán con dotaciones deportivas se ha dibujado ya, incluso, el tipo de deporte que se debería practicar.La Comunidad de Madrid culmina en estas fechas los retoques del estadio de Canillejas, La Peineta. Este complejo, que ha supuesto una inversión de 7.500 millones de pesetas, ya nació con pretensiones olímpicas, pero se ha quedado sólo en un embrión de lo que puede llegar a ser. El graderío construido, sin visera y con capacidad para 20.000 espectadores, no sólo sería insuficiente para acoger unos Juegos, sino que precisaría importantes reformas. Están previstas.

Los cerebros de Madrid 2008 tienen claro, en cualquier caso, que Canillejas tendría que ser Montjuïc; es decir, que en esa zona tendrían que estar la sede del estadio olímpico (hasta las sillas se lían copiado de las de Barcelona), de la villa para los deportistas, del centro de prensa, de la nueva piscina olímpica al aire libre y de todas las grandes dependencias, entre las que se incluye un gran palacio polideportivo y multifuncional, con capacidad para 20.000 personas, como el Sant Jordi.

El nuevo plan urbanístico para Madrid, en su última fase de redacción, ha reservado suelo suficiente para todas estas necesidades. Pero no sólo en Canillejas (distrito de San Blas). Los ideólogos del Madrid olímpico prevén otras tres operaciones urbanísticas de relevancia, además de sacar partido a las existentes ahora mismo en el centro de la ciudad: Santiago Bernabéu, Vicente Calderón, Palacio de Deportes de la Comunidad, piscina olímpica del Mundial de 1984...

La segunda gran operación relacionada con equipamientos deportivos ya está consolidada en torno a los clubes públicos y privados situados alrededor de la carretera de El Pardo: Somontes, Tejar de Somontes, Playa de Madrid, Parque Sindical, Club de Golf de Puerta de Hierro, Club de Campo, Hipódromo y Casa de Campo.

La tercera es una novedad que se ha quedado algo frustrada antes de nacer. Los expertos proyectaron un canal de remo y piraguas en la parte baja del Manzanares, detrás de las instalaciones de Mercamadrid y con vistas a los nuevos barrios de Vallecas. Ese canal no se podrá construir porque falta el elemento esencial para ello: el agua.

Aun así, el plan consiste en regenerar esa zona, ahora muy contaminada, y preparar los solares para los deportes olímpicos al aire libre. El canal podría situarse en Aranjuez.

La vela y los deportes náuticos se trasladarían a Cádiz, que ya acogió unos Mundiales de vela y dispone de ocho puertos deportivos.

La cuarta operación está por definir en la zona de Campamento-Leganés. En ese área se edificará un pabellón polideportivo con 10.000 plazas de aforo para baloncesto, balomano y otros deportes de sala. El velódromo de Carabanchel, ahora empantanado, servirá para la práctica de las pruebas ciclistas en los hipotéticos Juegos.

El sueño olímpico acaba de empezar.

Norte, 8; Sur, 2

Luis Rodríguez Avial, el arquitecto que dirige los trabajos sobre la ciudad del futuro que quiere el Partido Popular, contrató a finales del año pasado al equipo de ocho personas que dirigen Lluís Millet y Fernando Andrés para poner en orden la estructura deportiva de gran nivel de la ciudad. En este momento hay en la capital unas cuarenta instalaciones de tipo "especial" que podrían ser utilizadas por los deportistas de élite.Millet recibió el Premio Nacional de Arquitectura por la planificación de Barcelona para los Juegos Olímpicos de 1992, y Andrés, desde su cargo de director general de Deportes de la región, que ocupó durante varios años, conoce detalladamente el nivel de instalaciones no sólo de la capital, sino, de la región madrileña.

El trasfondo de los Juegos Olímpicos está presente en todo el trabajo que han efectuado para el Ayuntamiento, por expreso encargo de los responsables municipales, pero el deseo de los redactores del informe se ha centrado, hasta el momento, en reequilibrar los actuales desajustes, deportivos de la ciudad y su corona metropolitana.

Millet y Andrés han comprobado que en la zona norte de la ciudad se concentra el 80% de las grandes instalaciones y que para los barrios del sur -más degradados- sólo queda el 20% restante. Una desproporción de ocho a dos. Los arquitectos prevén aquí instalaciones para, de paso, regenerar la zona.

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »
EL PAíS Edición impresa

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana