Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Argentaria y Repsol anuncian que el Estado reducirá su participación al 20% antes de finales de 1995

Los presidentes de Repsol y Argentaria, Óscar Fanjul y Francisco Luzón, coincidieron ayer al subrayar que el Estado reducirá su participación a alrededor del 20%del capital. El grupo petrolero, en el que el Estado posee el 40,5%, ya tiene diseñado el plan para una privatización de entre el 15% y el 20% a finales de este año. La entidad bancaria esperará a 1995 para abordar unanueva colocación, tras la que la presencia pública -actualmente en algo más del 50%- se reduciría a menos del 25%. En ambos casos, el Estado mantendrá la gestión.

El aumento de las privatizaciones de estos dos grupos ya estaban anunciadas por el propio Gobierno. Sin embargo, ayer coincidieron sus presidentes en dos comparecencias públicas para presentar las respectivas juntas de accionistas. Por la venta de acciones de Repsol, el Estado ingresaría por la privatización citada entre 175.000 y 230.000 millones de pesetas a la cotización actual. Por Argentaría, por su parte, los ingresos serían entre 166.000 y 200.000 millones al precio actual. No obstante, en ambos casos se espera que la cotización se eleve y se superen esas cantidades.Además de este anuncio, los dos presidentes hablaron de sus proyectos. Francisco Luzón destacó que su grupo será agresivo para captar más mercado. Ése es el mensaje sobre el futuro de Argentaria que va a transmitir Francisco Luzón a sus accionistas en la junta de hoy. Una agresividad que se va a traducir en la adquisición de nuevos. negocios "tanto bancarios como de otro carácter, tanto nacionales como intemacionales", en palabras de Luzón. El presidente de Argentaria recordó que tiene un excedente de recursos propios de 254.000 millones y unas plusvalías latentes 110.000 millones para apoyar este plan.

Luzón expuso bien a las claras su estrategia: "Estamos en posición compradora". Sin embargo, se mostró más huidizo a la hora de entrar en detalles. Concretó que tiene decidida la entrada en el sector de las telecomunicaciones (sobre todo en telefonía móvil), del agua, de los residuos y la potenciación del sector inmobiliario. Pero, especialmente, está pensando en el negocio bancario. Luzón precisó que esas compras pueden ser tanto de entidades -"si se nos presenta un buena oportunidad no la desaprovecharemos"-, como de nichos concretos de negocio.

El único comentario que realizó el presidente de Argentaria fue sobre un banco mediano español, el Atlántico, del que el grupo ya posee en torno al 25%. "Estamos dispuestos a comprar el 100% del banco a buen precio, aunque si nos pagan bien por nuestro 25% estamos dispuestos a vender".

Será a partir de ese momento cuando realice su tercera privatización parcial, "siempre y cuando así lo apruebe el Estado como accionista mayoritario. Aunque estamos preparados para realizar la operación en cualquier momento". Luzón tiene incluso diseñado el perfil ideal de Argentaria, en el que el Estado perderá la mayoría: el núcleo duro sería el Estado, con un paquete de entre el 20% y el 25%. En manos de inversores extranjeros quedaría un 30%. Un 10% sería de inversores institucionales españoles. El resto estaría en el mercado.

Al presidente de Argentaria no le parece mal, incluso, que haya varios accionistas con un paquete de entre el 1% y el 3%, "siempre y cuando tengan intereses paralelos a los del Estado". Luzón se decantó a favor de que el Estado tarde mucho tiempo en abandonar ese paquete de control y manifestó que un cambio de partido político en el poder no debe alterar esta situación.Consejeros independientes

Para mantener el control, el Estado contará con acciones preferentes (golden share), aunque en el grupo bancario no son tan necesarias como en Repsol, según Luzón. Las acciones preferentes confieren derechos especiales sobre el resto de títulos a sus poesedores, en este caso el Estado.Dentro de esta cultura privatizadora, los dos grupos incorporarán personas independientes al consejo de administración. En Argentaria se anunciaron Andreu Mas Colell, José María Castellano (consejero delegado de Zara), Jaume Tomás Sabaté (presidente de Agrolimen), Enrique Moya (presidente de Prosegur). A estos nombramientos, anunciados la semana pasada por Argentaria, se unirá el de Gregorio Marañón, socio principal del bufete de abogados Iberforo, presidente de Roche y de Polygram. y consejero de PRISA, Asland y Zurich Seguros. El nuevo consejo se completará con Marcial Portela y José Ignacio Rivero.

En Repsol los consejeros independientes son Jaime Carvajal (presidente de Ford), Miguel Ángel Canalejo (presidente de Alcatel) y Joan Molins (de Cementos Molins).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 24 de junio de 1994

Más información

  • El grupo financiero dispone de 250.000 millones para ampliar su negocio bancario