Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rusia despenaliza la homosexualidad y libera a los 'gay' encarcelados

Cientos de homosexuales serán puestos en libertad próximamente en Rusia, gracias a la modificación del artículo 121 del Código Penal, que consideraba delito las relaciones sexuales entre hombres, incluso si se realizaban con el consentimiento de ambas partes. Antes, los homosexuales podían ser condenados hasta a cinco años de prisión. La noticia del cambio la dio ayer el portavoz del Ministerio de Justicia, VIadímir Zimonenko.

La segunda parte del artículo 121, que penaliza hasta con siete años de prisión las relaciones sexuales entre hombres realizadas por medio de la violencia o con menores, continúa existiendo.Las modificaciones al Código Penal fueron firmadas a fines de abril, pero no entraron en vigor hasta el 27 de mayo, cuando fueron publicadas. El año pasado, más de 400 personas fueron condenadas en virtud del artículo 121, pero sólo 25 de ellas fueron encarceladas por tener relaciones consentidas, indicó Zimonenko.

Miles de beneficiarios

El portavoz del ministerio de Justicia no pudo dar una cifra del total de personas que se beneficiarán con esta modificación a la ley. Las organizaciones de homosexuales tampoco tienen datos exactos, pero estiman que el mínimo de personas que podrán ser liberadas es de cientos y no excluyen que en realidad puedan ser miles."Para los miles de homosexuales que han sido víctimas de abusos sicológicos y físicos ya es demasiado tarde para borrar el dolor sufrido", dice Pável Masalski, quien tuvo que pasar tres años en prisión por ser homosexual. Para Masalski, la modificación del "maldito artículo" constituye "una nueva etapa en el movimiento por los derechos de los homosexuales en Rusia". Una de la tareas primordiales de este movimiento debe ser la de tratar de acabar con el prejucio del hombre de la calle, educado en la idea de que la homosexualidad es un delito.

El artículo 121 del Código Penal también fue utilizado como pretexto para poder e ncarcelar a intelectuales heterodoxos. El caso más famoso es el del director de cine Serguéi Paradzhánov, que pasó varios años en un campo de trabajos forzados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 2 de junio de 1993

Más información

  • El Código Penal marcaba penas de cinco años