Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una juez progresista, nueva decana de Madrid

La magistrada progresista Manuela Carmena Castrillo, de 49 años, fue elegida ayer, en segunda votación, como decana de los jueces de Madrid. Carmena, hasta ahora titular del Juzgado de Vigilancia Penitenciaria número 1 de Madrid, consiguió 68 votos, frente a los 47 del segundo aspirante más votado, el independiente Jesús Gavilán. Tras su elección, Carmena apostó por "un cambiazo total" que permita que la justicia "sea más razonable, efectiva y real".

Cuatro Jueces -entre ellos dos mujeres, las dos jueces de vigilancia de Madrid- pretendían ayer relevar al ex decano Antonio García Paredes, que renunció al cargo el pasado mes de diciembre aduciendo "problemas personales". Carmena tuvo que esperar a la segunda votación (en la que logró ocho sufragios más que en la primera) para proclamarse decana y, paralelamente, presidenta de la junta de jueces de Madrid.El gran derrotado en estos comicios, que registraron una alta participación (acudieron a la urna 154 de los 186 jueces que hay en Madrid), fue Fernando Fernández, representante de la Asociación Profesional de la Magistratura, de talante conservador. Fernández retiró su candidatura en la segunda votación y ofreció su apoyo al independiente Jesús Gavilán, que contaba con el respaldo expreso de la moderada Asociación Judicial Francisco de Vitoria.

"Estamos alucinados"

El hecho de que Fernández respaldara públicamente, "en medio del acto", a Gavilán provocó una airada protesta de Jueces para la Democracia, según indicaron varios de los asistentes.

Al final, ni los más fervientes defensores de Carmena daban crédito al resultado. "Estamos alucinados", señaló, eufórico, un destacado dirigente de la organización progresista. "Ha ganado pese al desesperado intento de las otras organizaciones de evitar que Manuela saliera elegida", agregó.

La otra mujer que aspiraba a representar a los jueces madrileños, María del Prado Torrecilla, adscrita a la Unión Judicial Independiente y actual titular del Juzgado de Vigilancia número 2, consiguió 36 votos en las elecciones, celebradas en la tarde de ayer.

Manuela Carmena está considerada en círculos judiciales como una persona "tremendamente hurnana". "Su infatigable lucha, como juez de vigilancia, por los derechos de los reclusos le ha granjeado más de un encontronazo con la Administración penitenciaria sostienen compañeros suyos de la plaza de Castilla.

El programa electoral de Carmena apuesta porque "tres juzgados" se especialicen en la tramitación de las quiebras y suspensiones de pagos, asuntos estos que mueven miles de millones de pesetas. La fiscalía de Madrid investiga en la actualidad, a instancias del ya ex decano Antonio García Paredes, presuntas irregularidades en el reparto y acaparamiento de quiebras y suspensiones de empresas por parte de algunos interventores judiciales. "Es una propuesta que hay que estudiar", matizó ayer Carmena.

En su programa figura también, entre otras cosas, el compromiso de descentralizar la actividad del decanato, del que dependen unos 900 funcionarios, y crear una especie de vicedecanos o delegados, uno por cada jurisdicción.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 11 de febrero de 1993

Más información

  • Manuela Carmena apuesta por una justicia "efectiva, real y razonable"