Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Yugoslavia sufre el mayor éxodo de refugiados europeos desde la II Guerra Mundial

Más de un millón de personas han abandonado su lugar de residencia huyendo de los conflictos interétnicos que se han desatado en Yugoslavia desde el verano de 1991, según informó ayer en Belgrado Judith Kummin, representante del Alto Comisariado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR). Semejante desplazamiento de civiles constituye "la más grave crisis de refugiados en Europa desde la II Guerra Mundial", puntualizó Kummin.

Según los datos de que dispone el ACNUR, 576.000 personas se han visto obligadas a trasladarse por el estallido bélico en Croacia. Esta cifra no incluyen a las personas que han huido hacia países vecinos, fundamentalmente Austria, Hungría e Italia.En apenas cinco semanas de conflicto en Bosnia-Herzegovina, 616.500 personas han abandonado la ex república yugoslava, y "este número podría incrementarse en el futuro", según Kummin.

La cuestión de los refugiados se ha convertido en un problema mayor para los Gobiernos de Croacia y Eslovenia, cuya capacidad de acogida es limitada. El ministro croata de Exteriores, Zvonimir Separovic, remitió el domingo una carta a sus homólogos de los países de la Conferencia de Seguridad y Cooperación en Europa (CSCE) solicitando ayuda de emergencia para los refugiados. Entretanto, Eslovenia recibe a un número cada vez mayor de civiles procedentes de Bosnia-Herzegovina, de los que sólo ha podido acoger a 46.000 personas.

La capital de Bosnia-Herzegovina, Sarajevo, ha sido abandonada a su suerte tras la salida de las fuerzas de la ONU y los observadores extranjeros. Las fuerzas leales a la presidencia de Bosnia-Herzegovina han quedado a merced de la superioridad de la guerrilla serbia y el Ejército serbio-federal.

Fuera de control

El mando de las Fuerzas de las Naciones Unida (UNPROFOR) se ha retirado y establecido provisionalmente su sede en Belgrado. El Alto Comisariado de las Naciones Unidas (ACNUR) también evacuó a su personal a Zagreb. La mayoría de los periodistas extranjeros dejó la ciudad donde "todo parece fuera de control". Mientras tanto, un nuevo alto el fuego pactado ayer por las autoridades de Bosnia-Herzegovina y representantes del Ejército federal en esta república, que oficialmente debería estar en vigor durante tres semanas, fue violado poco después.

Sarajevo espera ahora las epidemias y el hambre. Los cadá veres no se recogen", denuncia el diario Borba. Los habitantes que resisten en la ciudad esperan con terror los próximos días escuchando las noticias de los combates en Mostar, Zenica y Gorazde.

Las tropas serbias avanzaron ayer hacia Gorazde, para completar la conquista de Bosnia oriental y limpiar étnicamente la zona. También Tuzla, ciudad simbólica del buen convivir étnico, ha sido ya escenario de combates tras abrir fuego un convoy del Ejército contra la defensa territorial de la ciudad, compuesta por musulmanes, serbios y croatas, y causar nueve muertos en sus filas.

El Ejército serbio federal pro siguió con la retirada oficial de sus contingentes en Bosnia. El 80% de los oficiales federales son serbios de Bosnia que permanecen en esta república en el Ejército irregular serbio de Bosnia.

Por otra parte, las autoridades españolas empezaron ayer sus gestiones para repatriar el cadáves del fotógrafo del diario Avui Jordi Pujol Puente, que murió el sábado en Sarajevo a causa de la explosión de una granada que alcanzó al vehículo en el que viajaba, junto a otros periodistas, cuando intentaba salir de la zona del conflicto. El Ministerio de Asuntos Exteriores español gestiona la posible repatriación del cadáver de Pujol Puente durante el día de hoy.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 19 de mayo de 1992

Más información

  • La retirada de la ONU deja desvalida a Sarajevo