Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
GENTE

Dario Fo y Franca Rame

El sarcasmo teatral sobre la tragedia del golfo Pérsico

Dario Fo y su mujer, Franca Rame, dos actores cáusticos, magníficos profesionales empeñados en todas las batallas civiles, desacralIzadores de todo lo humano y lo divino, amadísimos y odiadísimos de la gente, están estos días haciendo reír amargamente a sus espectadores en el teatro Nuovo de Milán al intercalar textos sarcásticos sobre la tragedia del Golfo en la obra Il mistero buffo.En un momento de crisis del teatro, y cuando por miedo a actos terroristas hasta los cines de Italia están vacíos, Fo y Rame abarrotan cada noche el teatro. El actor toma el pelo a los misiles inteligentes y a los misiles atolondrados. Ironiza sobre la ingenuidad de los americanos y sobre la hipocresía de cuantos, tras haber hecho de Sadam Husein un nuevo Frankenstein, ahora se asombran de que lo sea.

Franca Rame, que en Il mistero buffo recita la parte de la Virgen que bajo la cruz se rebela ante el sacrificio de su hijo, que no quiere que lo crucifiquen, ha explicado a EL PAÍS que en ese momento "el público se queda mudo, se identifica, sin necesidad de aludir a ello, con las madres que despiden con lágrimas a sus hijos que parten para el Golfo y que querrían detener, y que maldicen al Gobierno que les manda como carne de cañón".

Dos noches, un espectador interrumpió a Darlo protestando por sus alusiones al Golfo diciéndole: "Basta, recita la obra", y Darlo le respondió: "Éste es mi misterio bufo, ironizar sobre la vida y la historia".

Fo nunca ha ahorrado humorismo con nadie. En este país donde, por ejemplo, es muy dificil ironizar sobre la figura del Papa, el actor italiano, de 65 años, hizo en una ocasión saltara la gente de las butacas representando a un cardenal que al bajar Juan Pablo II de las escalerillas del avión, en el momento de ir a besar el suelo, le pisaba la capa y el Papa salía disparado como un cohete, o cuando la gente le echaba los niños en sus brazos y el papa Wojtyla los iba soltando a derecha e izquierda sin saber dónde ponerlos.

"Esta vez", dice Franca Rame, "la ironía es más amarga porque toca la vida y la muerte". Y la actriz ha tomado una iniciativa: para saber cuántos italianos están en contra de esta guerra desencadenada en el Golfo, ha pedido que el jueves, la gente que esté en contra de la guerra, envíe una fotocopia de su carné de identidad al famoso programa de debate Samarcanda, del canal 3 de la RAI-TV, que estas semanas está debatiendo el tema del conflicto armado en el Golfo. "Así sabremos si es verdad", dice, "que la mayoría de los italianos, como hacen creer los políticos, están o no a favor de resolver con la guerra los conflictos de Oriente Próximo, y concretamente la invasión de Kuwait por parte de Sadam Husein".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 30 de enero de 1991