ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

lunes, 27 de noviembre de 1989
HACÍA UNA NUEVA EUROPA

Gorbachov señala la convergencia socialismo-capitalismo

  • El líder de la URSS precisa su pensamiento político a través de 'Pravda' en vísperas de su viaje a Roma y Malta

El máximo dirigente soviético, Mijail Gorbachov, ha dado un paso hacia la socialdemocracia y la convergencia entre socialismo y capitalismo al tiempo que se aleja de los sectores marxista-leninistas conservadores, en un importante artículo de toma de posiciones publicado ayer en el diario oficial soviético Pravda.

Gorbachov, en dos páginas y media del órgano del PCUS, hizo una síntesis de su pensamiento político que apunta hacia una democratización del socialismo, liberado de dogmas y utopías. "El socialismo es tan variado en sus manifestaciones como la vida misma, pues se trata de la creación viva de millones de personas. Por eso, es inevitable que haya muchas variantes de desarrollo socialista, incluso en un mismo país", afirma el dirigente en vísperas de viajar a Italia y Malta, dejando tras sí una delicada situación política interna.La organización del partido de Leningrado se perfila hoy como el núcleo generador del movimiento conservador ortodoxo-marxista, y el discurso de Gorbachov supone una respuesta clarificadora ante estos sectores y ante la perplejidad que están provocando los procesos en marcha el Este.

"En el capitalismo y en el socialismo se producen procesos muy parecidos en su contenido, por cuanto están provocados al fin y al cabo por el desarrollo de las fuerzas productivas modernas y el progreso técnico-ciéntifico. Se trata, en parte, de procesos de integración", dice Gorbachov. "Debemos aprovechar las ventajas de los procesos de integración en mayor medida de lo que por el momento se hace en el sistema socialista mundial".

Socialdemocracia y bienestar

La socialdemocracia ha contribuido, según Gorbachov, al aumento del bienestar y la defensa social de los trabajadores de muchos estados capitalistas de Occidente. La URSS estudia "con interés" la "rica y variada experiencia acumulada por la socialdemocracia" y trata de utilizar lo que "va bien a las condiciones" de la sociedad soviética.

Aunque el artículo lleva la firma de Gorbachov, lectores atentos de textos políticos soviéticos advierten en él elementos, a modo de collage, del pensamiento y discurso elaborados por algunos de los colaboradores más allegados del líder soviético, entre ellos el miembro del Politburó Alexandr Yakovlev, quien el pasado verano destrozó cualquier esperanza religiosa vinculada con el mito de la revolución. Gorbachov continúa en esa línea y señala que "ninguna revolución da exactamente los resultados que esperan sus participantes".

El líder considera que la revolución soviética no fue un error, porque su alternativa no era la república burguesa democrática, sino "una explosión anarquista", "una dictadura sangrienta" y "un régimen reaccionario". Salvando las distancias el momento actual está marcado también por la dualidad. Por una parte, está el PCUS, "en lucha por la renovación del socialismo" y, por otra, la "demagogia populista", las tendencias nacionalistas y chauvinistas o los intereses de grupo. Gorbachov no cierra las puertas a nada. "En la lucha por la renovación del socialismo", el PCUS no puede "dejar la iniciativa" a los grupos antes mencionados, pero el futuro no está sentenciado. "En la difícil etapa actual los intereses de la consolidación de la sociedad, la concentración de todas sus fuerzas sanas en la resolución de las difíciles tareas de la perestroika dictan la conveniencia de mantener un sistema de partido único".

Hoy, cuando muchos soviéticos se preguntan cuándo se fraccionará el PCUS y si será Gorbachov quien encabece la escisión, el líder lamenta que la perestroika en el partido vaya más despacio que en la sociedad y que ello cree dificultades para mantener el papel de vanguardia de la organización. "Hay que adecuar a las nuevas condiciones las estructuras y funciones del aparato del partido", señala.

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »
EL PAíS Edición impresa

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana