Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El BBV, primer accionista privado de la petrolera

La salida de Repsol a bolsa ha respondido a las expectativas creadas por la campaña publicitaria de la colocación de acciones, y puede considerarse un efecto del prorrateo realizado. La avalancha de dinero impidió cruzar operaciones en el primer día de cotización, con la sola excepción de la Bolsa de Bilbao, donde se fijó un primer cambio al 430%. El precio de estreno en Wall Street fue algo inferior, 17,75 dólares (el 411 %). En esa bolsa cambiaron de manos más de cuatro millones de acciones, casi la décima parte del total colocado en España.

El Banco Bilbao Vizcaya (BBV), con una participación cercana del 4,2% del capital social de Repsol, se ha convertido en el principal accionista privado de la compañía petrolera que preside Óscar Fanjul.

El BBV, que como otras 48 instituciones financieras ha participado de forma activa en la colocación de las acciones de la petrolera, ha sido la entidad a la que se le ha confiado un porcentaje mayor de títulos de Repsol (un 0,5%).

La participación alcanzada en Repsol por el Bilbao Vizcaya, valorada en unos 25.000

millones de pesetas, ha sido posible después de las intensas negociaciones mantenidas entre las dos partes.

Intercambio de activos

El primer paquete adquirido por el BBV fue obtenido merced a un intercambio de activos entre ambas sociedades. La operación, por la que el Bilbao Vizcaya se hizo con un 2,04% de la petrolera, fue posible después de que la entidad bancaria cediera su 21,9% de Petróleos del Mediterráneo (Petronor), lo que le permitió a Repsol hacerse con la mayoría (el 54%) de Petronor.Pocas fechas más tarde, la entidad bancaria se hacía con otro 2,16% de Repsol, despuels de que la dirección del BBV aceptara ese porcentaje accionarial como pago por la venta de Naviera Vizcaína, General Química y una pequeña participación en Texsa.

Junto al BBV, otro de los accionistas que podría haber tenido bastante relieve en Repsol es la Organización Nacional de Ciegos (ONCE). El primer contacto entre las dos partes se llevó a cabo por la intermediación de la ministra de Asuntos Sociales y presidenta del patronato de la organización, Matilde Fernández.

La ONCE se dirigió por carta a Repsol en solicitud de un importante paquete de acciones que hubieran convertido a la organización en el segundo inirersor privado de Repsol inmediatamente después del BBV. La petición de la ONCE no fue atendida en los términos deseados, por lo que el pasado día 8, la organización que dirige Miguel Durán se replanteó la decisión de invertir.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 12 de mayo de 1989