Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Iglesia confirma oficialmente que la Sábana Santa de Turín es falsa

El arzobispo de Turín, el cardenal Anastasio Ballestrero, confirmó oficialmente en la mañana de ayer que la famosa Sábana Santa de Turín, considerada por los católicos como la reliquia más preciosa que existe por haber envuelto, según la tradición, el cuerpo de Jesús, es falsa. La reliquia, que se conserva en la catedral de la citada ciudad italiana, procede de la Edad Media y no de los tiempos de Cristo. La noticia ya se había filtrado a la Prensa semanas atrás.

El cardenal estuvo acompañado en la conferencia de prensa en que dio la confirmación oficial por el portavoz del Papa Joaquín Navarro Valis, llegado ex profeso de Roma en representación del Vaticano.El cardenal Ballestrero, de la Orden Carmelitana, informó que el tejido de la Sábana Santa debe fecharse entre los años 160 y 1390 después de Cristo, según los análisis de carbono 14 realizados por tres laboratorios especializados de las universidades de Arizona y de Oxford y por el Politécnico de Zurigo.

El arzobispo turinés añadió que "dejando a la ciencia la valoración de esos resultados", la Iglesia seguirá venerando la reliquia, "que continua siendo" dijo, "objeto de culto de los fieles". "En dicho lienzo, el valor de la imagen es preeminente respecto al eventual valor histórico del mismo", agregó Ballestrero, por lo que los expertos podrán seguir estudiando la Sábana.

El cardenal se dolió de que los científicos que han examinado el lienzo no confiaran en que la Iglesia iba a hacer públicos los resultados sobre su falsedad y, por ello, decidieran filtrarlos a la Prensa.

Mientras, en el Vaticano hay marejada tras la confirmación de la falsedad del lienzo. Algunos quieren echar toda la culpa sobre el anciano cardenal Ballestrero, próximo a los 75 años y, por tanto, en vísperas de dejar la diócesis, que se fió excesivamente de los científicos extranjeros y les entregó una muestra de la reliquia sin suficientes garantías. El cardenal se ha defendido diciendo que fue precisamente él quien pidió un refuerzo al Vaticano, que le fue negado.

En definitiva, en la curia romana se apunta que no había ninguna necesidad de entregar en manos de la ciencia una reliquia que, verdadera o falsa, ya la tradición había aceptado como objeto de culto.

De ahí, el que ahora se empiece a decir que quizá el examen del carbono 14 no baste, al tratarse de un lienzo que ha estado expuesto durante siglos a los fieles, al humo de las velas y al mismo fuego, ya que una vez se salvó de un incendio.

Y además se explica que el que la Sábana Santa no sea de los tiempos de Cristo no quita para que en ella se haya producido un auténtico milagro o hecho sobrenatural, ya que nadie se explica cómo se pudo grabar la imagen en un momento histórico en el que no se conocía el negativo fotográfico.

Otros, como el teólogo Carlo Molar¡, explicaron ayer que la Sábana Santa no es un objeto de fe. Para Molari, la ligereza no ha sido del cardenal Ballestrero que confió el lienzo al análisis de la ciencia, sino de una parte d la Iglesia, que, imprudentemente, la convirtió en objeto de culto precioso, sin garantías ciertas de que fuera el lienzo que envolvió el cuerpo de Cristo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 14 de octubre de 1988

Más información

  • El Vaticano seguirá venerando la reliquia