ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

viernes, 23 de mayo de 1986

Compromiso en el Organismo de Energía Atómica para notificar los accidentes transnacionales

Los países miembros del Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA) se han comprometido provisionalmente, hasta la entrada en vigor de los acuerdos previstos en la reunión de la junta de gobernadores de. este organismo celebrada el miércoles en Viena, a notificar urgentemente y proporcionar información a la comunidad internacional en caso de accidente nuclear con efectos transnacionales. El texto de la declaración de la junta de gobernadores, aprobado el miércoles por la noche y hecho público ayer, prevé la celebración de una conferencia internacional de nivel gubernamental sobre seguridad nuclear.

más información

ENVIADA ESPECIALHans Blix, director general del OlEA, señaló ayer en conferencia de prensa que sus recomendaciones a la junta de gobernadores en la próxima reunión de junio incluirán la de que la conferencia gubernamental se celebre en septiembre en Viena, inmediatamente después de la asamblea general del OIEA. Blix explicó también que se trata de conseguir que los acuerdos internacionales sobre información y coordinación en caso de accidente nuclear, encargados por la junta de gobernadores a sendos comités de expertos, sean vinculantes para los países que los firmen.El director general propondrá también el establecimiento de una red mundial para medir los niveles de radiactividad que permita detectar niveles anormales de radiación. Asimismo, se va a proponer que el actual sistema de inspecciones iniciado por el OIEA para verificar la seguridad de instalaciones nucleares de uso pacífico, que en la actualidad tiene un carácter voluntario, se amplíe y refuerce hasta alcanzar carácter obligatorio para los Estados miembros.

El texto aprobado constituye un compromiso para intentar establecer mecanismos internacionales de alerta en caso de accidente nuclear sin dañar los intereses de las grandes potencias. Uno de los puntos conflictivos de la discusión fue la expresión "de posibles consecuencias transnacionales" en los párrafos relativos a los futuros acuerdos. Tal como se aprobó el texto, la decisión de determinar si existirían estas consecuencias queda al arbitrio del país en el que se produce el accidente.

Un texto de síntesis

Por otra parte, el establecimiento de mecanismos internacionales de vigilancia de la seguridad en centrales y de normas homologadas de seguridad es algo que no quieren países como Francia, poseedores de tecnología nuclear propia, que podrían resultar perjudicados comercialmente.Otros países, entre ellos no alineados como Argentina y México consideran que esta cuestión afecta a la soberanía de cada Estado y piden que el control se haga extensivo al uso militar de la energía atómica.

La conferencia gubernamental prevista en la declaración de la junta de gobernadores no tiene fijada fecha de celebración, y existe la impresión de que podría demorarse por falta de interés de los principales países poseedores de tecnología nuclear.

El texto aprobado se ha basado en una síntesis de las propuestas presentadas por la República Federal de Alemania, Australia, Estados Unidos y la Unión Soviética. El representante soviético, Boris Semenov, se mostró ayer satisfecho con la declaración y señaló que se había recogido la mayoría de las propuestas realizadas por Mijail Gorbachov el pasado 13 de mayo. Semenov, que fue anteriormente director adjunto del OIEA, afirmó en conferencia de prensa que la su país está dispuesto a potenciar el papel de este organismo para garantizar la seguridad. Según él, la gravedad del accidente y su carácter no usual retrasó la información a otros países hasta que pudieron evaluarse las posibles consecuencias.

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »
EL PAíS Edición impresa

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana