Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

El Grupo Parlamentario del PSOE pide que dimitan dos consejeros socialistas de RTVE

El Grupo Parlamentario Socialista del Congreso de los Diputados ha pedido también la dimisión de los consejeros socialistas de RTVE Elena Vázquez y Luis S. Enciso, según confirmó a este periódico Javier Sáenz de Cosculluela, presidente de dicho grupo. La petición fue cursada por escrito y correo urgente el pasado miércoles y se suma al acuerdo de la ejecutiva federal del PSOE, que requirió, por segunda vez, la dimisión de los dos consejeros que discrepan de la gestión de José María Calviño, director general de RTVE.

"El grupo socialista, que propuso a Luis S. Enciso y a Elena Vázquez para su elección como consejeros, les retira la confianza en atención a que ya no representan ahora las actitudes y opiniones del grupo proponente", manifestó Sáenz de Cosculluela, que el pasado miércoles remitió por correo urgente las cartas en las que pide sus dimisiones."Nuestra decisión de pedirles la dimisión, además del acuerdo que ha tomado la ejecutiva del PSOE, se funda en la constatación y evidencia de que hay un perfecto divorcio entre estos dos consejeros y los demás consejeros socialistas. Nosotros", prosiguió Sáenz de Cosculluela, "consideramos que estos últimos, que son la mayoría, responden con más exactitud a las posiciones del Grupo Parlamentario Socialista. Nuestra petición no se funda en hechos aislados, en errores o aciertos que todos podemos tener, sino en esa actitud estable y con visos de futuro que se aparta de nuestros planteamientos, al margen de la libertad que toda persona tiene dentro de un grupo. Es cuestión de coherencia interna, y yo espero que presenten la dimisión".

Luis S. Enciso y Elena Vázquez hicieron ayer la siguiente declaración: "Nos habíamos negado a hacer declaraciones públicas, por entender que este tema se debía llevar dentro del partido. Nos extraña mucho que se afirme por vez primera que no hemos defendido los planteamientos del partido cuando nunca se nos ha dicho en estos 18 meses. Es más, se nos ha solicitado nuestra dimisión sin un pliego de cargos ni las necesarias justificaciones a los mismos, y eso es tanto más lamentable cuando nosotros hemos guardado, desde que se inició, un respetuoso silencio sobre este asunto tan doloroso. De todas formas esperamos que se cumplan los trámites democráticos que tiene nuestro partido para que podamos explicar con rigor nuestra actuación en el consejo".

Valentín A. Álvarez, uno de los cinco consejeros socialistas que apoyan la gestión del director general, no quiso hacer declaraciones. "No quiero opinar" dijo, "sobre un asunto que afecta a compañeros del partido".

José A. Pastor Ridruejo, vocal independiente, manifestó: "La ley del Estatuto configura el consejo, a mi juicio, como un contrapeso del poder del director general, y si esta función no puede llevarse a cabo, si Luis y Elena tuvieran que salir como consecuencia de estas presiones, yo debo replantearme mi situación y posición en el consejo. Son dos consejeros excelentes que han cumplido con la mayor seriedad y rigor las funciones que nos encomienda el estatuto. Su propósito fundamental ha sido pedir transparencia y claridad en la gestión, y que el consejo estuviera debidamente informado para cumplir sus funciones".

Independencia

Rogelio Baón, del Grupo Popular, manifestó: "La actitud del PSOE resta al consejo la poca independencia que tenía. Esta decisión demuestra además que no existe democracia interna en el PSOE. Yo he discrepado muchas veces de ellos ideológicamente, pero les apreciaré más que nunca porque siempre han buscado el bien para RTVE".Pere Artigas, vocal de Minoría Catalana, manifestó: "Debo decir que me parecen dos personas sumamente honestas, honradas, y que desde mi punto de vista, y en su cometido en el consejo, se han limitado a llevar a cabo lo que el PSOE predicaba que iba a hacer respecto a RTVE si llegaba al poder".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 8 de febrero de 1985