ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

jueves, 24 de mayo de 1984
Repercusiones de una gestión financiera

Los querellados son 25 antiguos directivos de Banco Catalana con vinculaciones empresas

  • En la lista figuran Jaume Carner y Raimon Carrasco, ex presidentes de la entidad
Barcelona / Madrid 24 MAY 1984

La querella de la Fiscalía se ha dirigido contra 25 personas, antiguos consejeros o directivos de Banca Catalana -y no de otros bancos de su grupo- con la posterioridad a 1974, por su responsabilidad en tanto que tales y sin concreción de imputaciones personalizadas. En ella se pide una investigación judicial sobre el destino de unos 20.000 millones de pesetas presuntamente apropiados indebidamente en perjuicio de los accionistas, sobre la actuación al respecto de cada uno de los mencionados y sobre la eventual receptación (aprovechamiento en beneficio personal) de dichos bienes. Entre las personas cuya conducta se pide investigar figuran los dos últimos presidentes del banco, Jaume Carner y Raimon Carrasco, así como Jordi Pujol.

Según el desglose realizado por el fiscal general del Estado, Luis Antonio Burón, este montante se distribuye en las siguientes partidas: 4.700 millones por extratipos prohibidos por la legislación bancaria; 4.600 millones por cancelación de reservas; 5.700 millones por devaluación de las acciones, y 5.500 millones que aportó el Fondo de Garantía de Depósitos para suplir el descubierto que quedaba después de realizar las operaciones anteriores.Según la lista que figura en la querella, los implicados son 25. Los más destacados dirigentes de Catalana a lo largo de su historia figuran en la querella. Se trata de Jordi Pujol, quien, juntamente con su padre y algunos familiares y amigos, impulsó en 1958 la transformación de la pequeña Banca Dorca, de Olot (Gerona), en Banca Catalana. Fue el hombre fuerte de Catalana desde su creación y figuró como consejero desde 1973 hasta 1977. Fue vocal en Autopistas Concesionaria Española, SA; la compañía de seguros Chasyr; Fibroquímica, SA; y Forrento de la Prensa Tradicionalista, SA, editora de El Correo Catalán. Figuran también los dos últimos presidentes del banco antes de iniciarse las primeras operaciones de reflotación: Jaume Carner Suñol y Raimon Carrasco Azemar.

Jaume Carner Suñol fue el presidente que más largo tiempo estuvo al frente de la entidad: desde 1961 a final de 1978, fecha en que fue destituido del -cargo por el propio consejo, tras ser descubiertas unas complejas y heterodoxas, operaciones financieras, que acabaron llevándole a la ruina personal y perjudicaron la imagen del banco. Su padre fue ministro de Hacienda de la República y él militó en Esquerra Republicana de Catalunya. Llegó -a presidir siete consejos de administración -entre ellas, Litho Formas Españolas, SA, y Tartera, SA- y ostentó otros cargos en consejos de administración de empresas como la compañía de leguros Hispania, Sociedad Española de Carburos Metálicos, SA, y Métodos Vivientes.

Carner fue sucedido en el cargo por Raimon Carrasco Azemar, quien fue durante unos meses presidente del FC Barcelona e hijo del líder democristiano Manuel Carrasc9 Formiguera, fusilado por las tropas de Franco al acabar la guerra civil. Carrasco fue un hombre clave en la renovación de las Cámaras de Comercio, Industria y Navegación y en su posterior unificación en noviembre de 1966. Inició su carrera como director de la Compañía de Industrias Agrícolas y posteriormente desempeñó los cargos de vicepresidente del Banco Industrial de Cataluña (BIC) y de la compañía química Sinorgan, consejero de Liga Financiera, de Ribas y Pradell -constructora hoy en suspensión de pagos-, vocal de la aseguradora Chasyr, y consejero de la eléctrica FECSA.

Personalidades de prestigio

Otros hombres clave de la cúpula bancaria implicados en la querella Son Francesc Cabana Vancells y Andreu Ribera Rovira. Francese Cabana, abogado de profesión, autor de varias obras historiográficas sobre el sistema financiero y cuñado de Pujol, formó parte del equipo fundador de Banca Catalana, de la que fue consejero-secretario y su último vicepresidente antes de la resolución de la crisis, a la par que portavoz del grupo Cabana fue también presidente del Banco de Gerona a raíz de su compra por Catalana en 1975, representante de la banca mediana en la Corporación Bancaria -el llamado hospital de bancos que precedió al Fondo de Garantía de Depósitos-, y vocal del BIC.Andreu Ribera Rovira fue presidente de la Cámara de Comercio, Industria y Navegación de Barcelona en los años setenta y durante la transición. Presidió el BIC y vicepresidió Catalana en su última época. Representante típico de la burguesía industrial barcelonesa del ramo metalúrgico, su empresa familiar principal es Metales y Platerías Ribera, SA.

Entre los vocales que figuran en la lista y son más conocidos en los círculos económicos y culturales barceloneses figuran también Oleguer Soldevila Godó, Josep Lluís Vilaseca Guasch, Joan Baptista Cendrós Carbonell y Víctor Sagi Vallmitjana. Oleguer Soldevila es el propietario del hotel Majestic y del grupo textil Mitasa, del que dependen varias compañías del sector. Josep Lluis Vilaseca es el actual director general de Deportes de la Generalitat. Miembro del comité de disciplina de la Unión Europea de Futbol Asociación (UEFA), fue vocal de la Junta Directiva del FC Barcelona durante el mandato de Agustí Montal, que tenía como vicepresidente a Raimon Carrasco. Ha sido consejerosecretario de Banca Catalana y consejero de Radio España de Barcelona.

Joan Baptista Cendrás Carbonell ha pertenecido durante varios años al Consejo de Administración de Banca Catalana. Durante bastantes años fue uno de los principales colaboradores de la organización Omnium Cultural y es vicepresidente de la Fundació Enciclopedia Catalana, después de traspasar a esta entidad el fondo catalán de su editorial Proa, SA. Preside también la editorial Aymá, SA, y ocupa la gerencia de Haugrán Cientifica Sociedad Anónima. Víctor Sagi Vallmitjana, también ex consejero de Catalana, fue el propietario de Distribuidora Española de Publicidad, que suspendió pagos en 1982.

Los demás implicados son: Joan Martí Mercadal, Martí Rosell Ballester, Manuel Ingla Torra, Delfi Mateu Sayos, Francesc Constans Ros, Esteve Renom Pulit, Joan Casablancas Bertrán, Salvador Casanovas Martí, Antoni de Moragas Gallissá, Joan Millet Tusell, Ramón Miquet Ballart, Lluís Montserrat Navarro, Ferran Aleu Pascual, Antoni Armengol Arnau, Pere Messeguer Miranda y Ramón Monforte Navalón.

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana