ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

jueves, 16 de septiembre de 1982

Un sargento de la policía se suicida disparándose un tiro en la cabeza

  • Pertenecía a la misma unidad que la patrulla asesinada

El sargento de la Policía Nacional Julián Carmona Fernández, murió ayer en San Sebastián, tras dispararse un tiro en la cabeza con el arma reglamentaria de un compañero. El hecho tuvo lugar a las 12.10 horas en el cuerpo de guardia de la Comisaría de Policía de esta ciudad, cuando el sargento, que estaba casado y tenía tres hijos, almorzaba junto con varios policías.

Julián Carmona, hombre parco en palabras, según han declarado a este periódico sus propios amigos, dejó el bocadillo que estaba comiendo en ese momento y cogió la pistola de uno de sus compañeros presentes y a continuación se disparó un tiro en la cabeza. Trasladado a la residencia sanitaria Nuestra Señora de Aránzazu, falleció poco después de ingresado, mientras los médicos le intervenían quirúrgicamente.La nota ofrecida ayer por el Gobierno Civil de Guipúzcoa, en tomo a este suceso, alude sin determinar sus causas a una "situación emocional que venía sufriendo", y dice que "al verse afectado por un momento de desesperación se disparó un tiro en la cabeza".

Julián Carmona, que tenía 54 años de edad y era natural de la localidad de sevillana de Pedreras, había sido designado para acompañar a uno de los cuerpos de los policías nacionales asesinados el día anterior en Rentería, y que ayer fueron trasladados a sus lugares de origen para ser enterrados. En el momento de poner fin a su vida, el sargento esperaba precisamente el momento de cumplir este servicio.

Horas antes había declarado a sus compañeros que estaba contento porque la realización de este servicio le permitiría visitar su pueblo natal, ya que dos de los policías muertos en la emboscada eran naturales de localidades sevillanas.

El sargento pertenecía a la misma unidad que la patrulla asesinada y era amigo personal de varios de sus miembros. La posibilidad de que la muerte de los cuatro policías haya motivado, en última instancia, este suicidio, no fue descartada ayer por el gerieral inspector de la Policía Nacional, Félix Alcalá Galiano, en unas declaraciones a este periódico. "Ignoramos las razones que explican este accidente, pero a la hora de especular no podemos olvidar la tensión a la que está sometida aquí la Policía Nacional. Sólo él podría explicar los móviles de su gesto", dijo el general.

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana