ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

martes, 26 de enero de 1982

TVE comienza a emitir la serie "Ramón y Cajal", con Marsillach al frente del reparto

La serie Santiago Ramón y Cajal, que ha producido y realizado José María Forqué para Televisión Española y que comienza a emitirse esta noche por la segunda cadena, ha tenido un coste total de 150 millones de pesetas, un presupuesto que, según el citado Forqué, resulta bastante razonable habida cuenta la calidad alcanzada. TVE se propone emitir esta serie de diez capítulos en la mencionada cadena para hacerlo luego, casi inmediatamente, en el primer canal. En el primer capítulo de hoy se presenta la serie, en la que intervienen Adolfo Marsillach, en el papel principal, Verónica Forqué, Encarna Paso y Fernando Fernán Gómez.

Adolfo Marsillach, que cumplió ayer 54 años, ha visto coincidir su aniversario con uno de los momentos pletóricos de su vida profesional. El director teatral, actor, guionista y articulista barcelonés protagoniza la serie Ramón y Cajal, biografía del premio Nobel de Medicina que -dirigida por José María Forqué- comienza hoy a emitir Televisión Española, y sustituye desde el jueves pasado a José Sacristán en la obra Yo me bajo en la próxima, ¿y usted?, en un esfuerzo interpretativo que, como afirma e esta entrevista, ha hecho "contra su voluntad".No es esta la primera vez que Adolfo Marsillach encarna al célebre médico e investigador navarro: "Ya protagonicé una biografía rodada por León Klimovsky en 1959, Asalto a la gloria, por la que me dieron el premio de interpretación del Festival de San Sebastián. Siempre se me dice que tengo un parecido asombroso con Ramón y Cajal, y debe ser cierto, porque hay una universidad americana en la que tienen una foto de aquella película como si fuera un retrato suyo pero yo creo que todos los españoles con barba un poco narigudos y, por supuesto, calvos, somos un poco iguales".

Marsillach valora en la serie su falta de pretensiones hagiográficas, "que es el gran peligro de las biografías, como sabes. No hemos querido presentar el personaje como un santo, y hay incluso una relativa desmitificación. Ahí está la ingente obra de Ramón y Cajal, y eso no se puede mover, pero nosotros hemos reflejado su vida familiar, algunos pequeños egoísmos, junto a su significación como humanista lleno de inquietudes, interesado en cosas tan insólitas para su tiempo como la telepatía, la fonografia y la acupuntura. Además, como hombre de la generación del 98, fue alguien siempre dispuesto a tomar postura ante el sistema. De hecho, trabajó buena parte de su vida en condiciones miserables, y tuvo que soportar la indiferencia en España hasta que su labor fue reconocida en Europa".

Magia de la interpretación

Adolfo Marsillach, que ya triunfó a las órdenes de Forqué con una versión cinematográfica de Maribel y la extraña familia de Miguel Mihura, se incorpora a la serie cuando se relata el retorno de Ramón y Cajal a España desde Cuba, adonde fue destinado en 1879 para regresar años más tarde, gravemente enfermo de paludismo. "He leído mucho sobre el personaje pero, por muchos datos que acumules, en el mundo mágico de la interpretación siempre hay algo que escapa de lo puramente científico. Yo he inventado para el personaje una manera de andar, un temblor de manos y otros gestos que, aunque no se asemejen a los que él hacía, espero que le hagan creíble cinematográficamente".En cuanto a su nueva ocupación cómica, junto a Concha Velasco en Yo me bajo en la próxima, ¿y usted?, Marsillach -que es también autor y director de la obra- asegura que su intervención ha sido forzada por el éxito: "Me he visto prácticamente obligado por la empresa y la compañía. Y, claro, yo mismo prefería que siguiésemos en cartel, pero no ha sido fácil, porque por múltiples razones no estoy interesado en seguir siendo actor de teatro. También es verdad que ello implicaba una experiencia nueva y fascinante: la de interpretar una obra escrita y dirigida por mí, y ver cómo las diferencias con el magnífico trabajo anterior de Pepe Sacristán cambiaban el sentido de algunas frases".

De nuevo sobre la serie que comienza esta noche, Forqué resalta su interés por reproducir de la manera más fiel posible el mundo real de Santiago Ramón y Cajal. Para ello ha hecho uso de todos los elementos científicos que usó el investigador, desde el microscopio al microtomo, así como detalles de su biografía -el diploma del Nobel- que ha considerado esenciales.

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »
EL PAíS Edición impresa

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana