Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Quinientos niños, expulsados de un colegio de La Elipa

Unos quinientos alumnos del colegio Nuestra Señora de la Merced, situado en el barrio de La Elipa, han sido expulsados del centro «por tener diversos recibos pendientes de pago», según se les hizo saber a sus padres en una carta sin firma que la administración del colegio les remitió.Al parecer, son 212 los padres que recibieron esta comunicación prácticamente anónima. Según informaron a EL PAÍS miembros de la asociación de padres del colegio, varios de los afectados denunciaron el hecho a la Delegación Provincial de Educación, «que conoce sobrada y documentalmente el viejo contencioso que los padres mantienen con la dirección del centro y que justifica plenamente su actitud de negarse a pagar determinados recibos». Los portavoces de la citada asociación añadieron que, por toda respuesta a su denuncia, se les indicó que la Delegación no tenía autoridad para intervenir «hasta que los hechos no se hayan consumado».

A los padres les sorprende que, «pese al voluminoso expediente que las autoridades ministeriales deben tener sobre las irregularidades económicas del colegio de la Merced, así como del colegio San José, ambos del mismo propietario, se tolere una decisión así, que va a dejar sin escuela el próximo lunes a un elevado número de niños y en una barriada como La Elipa, que tiene un grave déficit de puestos escolares».

El colegio de la Merced, subvencionado mediante la fórmula de «ayuda al precio», estuvo cobrando indebidamente a los padres, durante dos años, 150 pesetas mensuales. Denunciado el hecho ante las autoridades ministeriales, la Subsecretaría de Educación, a propuesta de la Inspección General de Servicios, ordenó a la Dirección General de EGB que se adoptasen las medidas encaminadas al reintegro a los padres de la cantidad de 1.867.500 pesetas, que era el total que, según las cuentas del Ministerio, el colegio había cobrado indebidamente. Hasta que no se hiciera efectiva a los padres la devolución de las cantidades adeudadas, se ordenaba a la citada Dirección General que se le retuviese al colegio la subvención correspondiente.

El colegio no devuelve

La dirección del colegio de la Merced, a partir del comienzo del pasado curso, dedujo de los recibos mensuales las 150 pesetas, pero nunca devolvió a los padres las cantidades cobradas indebidamente hasta entonces. Cantidades que, según las cuentas de los afectados, reflejaban una suma considerablemente mayor que la calculada por el Ministerio, concretamente unos 4.700.000 pesetas.Aunque a los padres no les consta plenamente, suponen que el Ministerio seguirá reteniendo aún la subvención al centro, al menos en la cuantía a que hacía referencia el citado oficio de la Subsecretaría del departamento. En cualquier caso, un considerable número de padres decidió «cobrarse» las cantidades adeudadas por el colegio, negándose a abonar el recibo de junio de 1978.

Posteriormente, y dadas las deterioradas relaciones entre los padres y la dirección del colegio, para demostrar su disconformidad con la «extraña huelga de tres días, protagonizada el pasado curso por los colegios privados que obedecen las consignas de la CECE, entre ellos el de la Merced», decidieron no abonar en el correspondiente recibo el importe de los tres días que duró el paro. Como la administración del colegio no aceptó este «descuento», los padres de los alumnos decidieron dejar impagado el recibo completo.

Así, pues, son dos los recibos que los padres no han querido pagar, por todas las razones expuestas, y es ésta la causa que ahora alega la dirección del colegio para dar de baja a sus hijos.

Los 212 padres afectados han puesto el asunto en manos de un abogado, quien, en una asamblea celebrada recientemente en un hotel, les ha asesorado respecto a las sucesivas medidas a adoptar en defensa de sus intereses y derechos.

En esta asamblea se puso de manifiesto que aquellos padres que, en vista de la situación, han decidido renunciar a la plaza de sus hijos, se encuentran ahora con la dificultad añadida de que la dirección del colegio se niega a entregarles el libro de escolaridad y a devolverles las cantidades abonadas al final del curso en concepto de reserva de plaza.

El lunes, día del comienzo de las clases, es previsible que la mayoría de los padres afectados se presenten en el centro acompañados de sus hijos, por lo que podría producirse una situación tensa entre ambas partes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 15 de septiembre de 1979

Más información

  • Los padres no pagan dos recibos porque la dirección les debe casi dos millones