La Navidad en Vigo empieza en agosto: ¿Tiene sentido presumir de alumbrado cuando Europa se apaga?

El alcalde Abel Caballero continúa con su ambicioso plan de iluminación a pesar de las peticiones de la Unión Europea para reducir consumo energético por la guerra en Ucrania

El alcalde de Vigo, Abel Caballero, durante el encendido de las luces navideñas, el 20 de noviembre de 2021, en Vigo, (Pontevedra).Foto: MARTA VÁZQUEZ RODRÍGUEZ (EUROPA PRESS) | Vídeo: J. MARMISA

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, ha pedido a los estados miembros un esfuerzo conjunto en materia de ahorro energético, ante el uso de la energía por parte de Rusia “como un arma de guerra”, según sostiene. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha pedido a su vez a los gobiernos locales que sea solidarios con la situación excepcional que puede atravesar Europa en los próximos meses. Pero, a pesar de ello, el alcalde de Vigo, Abel Caballero, sigue determinado a mantener su misión anual de conseguir para la ciudad “el mejor alumbrado navideño del mundo”.

Caballero asegura que su estrategia ha contribuido a mejorar el comercio en la ciudad y a convertir Vigo en un punto de referencia turístico en una época de gran consumo. Además, expone que los materiales LED que se utilizan en el alumbrado navideño suponen un importante ahorro con respecto a las luces tradicionales. El problema, como explica Serafín González, científico del CSIC y presidente de la Sociedade Galega de Historia Natural, es que también ha aumentado el volumen de alumbrado instalado en las fiestas. Tanto es así que Caballero ha comenzado su instalación en agosto para llegar a tiempo: “Todo el mundo pensaría que lo lógico es conseguir un sistema de iluminación más eficiente y que consuma menos. Pero aquí, de una manera completamente demencial, se ha hecho justo lo contrario. Es decir, ya que conseguimos reducir en un 70% el consumo de energía poniendo luces LED, ahora vamos a poner un 70% más de luces y entrar en una carrera desbocada instalando más y más iluminación como si más fuera mejor”.

Las cifras de hostelería son incontestables, pero lo que no está claro cómo pueda evolucionar es la imagen que proyectará España al resto de socios europeos, presumiendo de la ciudad más alumbrada del mundo, mientras otras urbes de países más dependientes del gas ruso puedan verse afectadas por cortes de suministro en el crudo invierno. “Verán un ejemplo de despilfarro y de insolidaridad por parte de un país. Hay que recordar que debemos mostrar apoyo a un país que está en guerra por defender su democracia”, señala González. El experto recuerda que con lo que consumen las luces navideñas de Vigo se hubiese podido costear la factura anual de 35 familias. Si el resto de las ciudades españolas siguiesen el ejemplo de Caballero, se podrían cubrir las necesidades eléctricas de 5.000 hogares en un año.

Serafín González contrasta en este vídeo la validez de los dos argumentos que más ha utilizado Caballero durante su defensa del alumbrado navideño:

- Asegura que apagando una hora antes las luces duplicarán el porcentaje de ahorro exigido por el Gobierno.

- Expone que las luces de Navidad consumen menos que un estadio de fútbol de 30.000 localidades durante un mes (El de la ciudad, Balaídos, tiene 29.000).

Sobre la firma

Javier Marmisa

Redactor de vídeo especializado en Cultura. Empezó su trayectoria en EL PAÍS en 2015. Ha trabajado en el diario AS, Europa Press y en medios digitales. Es graduado en Periodismo y Comunicación Audiovisual por la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid y Máster en Cultura Contemporánea por el Instituto Universitario de Investigación Ortega y Gasset.

Más información

Archivado En