Videoanálisis | ¿A quién beneficia una guerra larga en Ucrania?

El corresponsal de asuntos globales de EL PAÍS, Andrea Rizzi, analiza cómo afectaría una prolongación del conflicto a los distintos actores internacionales

Foto: AP | Vídeo: Juan Bitrian

La guerra desatada en Ucrania tras la invasión rusa el 24 de febrero ya ha superado los dos meses, después del fracaso de una inicial ofensiva relámpago. Aunque es difícil hacer predicciones sobre su desarrollo, la probabilidad de que el conflicto se prolongue en el tiempo y Rusia lleve a cabo una guerra de desgaste es grande. Cabe recordar que este conflicto se remonta a 2014 tras la anexión de Crimea a Rusia, aunque con una dimensión muy distinta a la actual. En este contexto, es interesante preguntarse cómo puede afectar la prolongación del conflicto a los principales actores del mismo.

En el vídeo que acompaña a esta noticia, el corresponsal de asuntos globales de EL PAÍS, Andrea Rizzi, analiza cómo afectaría un conflicto más largo a los distintos actores internacionales que participan en esta guerra, tanto los implicados directamente, Rusia y Ucrania, como los indirectos: Europa, Estados Unidos o China. En el caso de Ucrania, las consecuencias son más evidentes: seguirían la senda actual de destrucción masiva, sufrimiento de civiles y un colapso de la economía. Pero, aunque Vladímir Putin exhiba con orgullo una retórica belicista en las celebraciones del Día de la Victoria, ¿cómo afectaría al Ejército ruso el alargamiento del conflicto? ¿Y a la economía de su país? Al otro lado del Atlántico también se juega mucho: ¿puede servir una prolongación del conflicto para que Estados Unidos encuentre otra posición geoestratégica en el mercado global? ¿Y qué ocurre con China, el gran socio de Rusia, al menos a nivel económico, en este conflicto? ¿Cómo podría afectar a Pekín la falta de estabilidad económica producida por la guerra? .

Sigue toda la información internacional en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal.

Sobre la firma

Andrea Rizzi

Corresponsal de asuntos globales de EL PAÍS y autor de una columna dedicada a cuestiones europeas que se publica los sábados. Anteriormente fue redactor jefe de Internacional y subdirector de Opinión del diario. Es licenciado en Derecho (La Sapienza, Roma) máster en Periodismo (UAM/EL PAÍS, Madrid) y en Derecho de la UE (IEE/ULB, Bruselas).

Normas

Más información

Archivado En