Un programa holandés de televisión admite haber reunido al menos a dos personas adoptadas en Colombia con la familia biológica equivocada

‘Spoorloos’ lleva tres décadas en antena y los problemas han sido destapados en una investigación llevada a cabo por otra emisión televisiva

Una imagen del programa en el que el reportero Kees van der Spek (izquierda) ha destapado el caso.
Una imagen del programa en el que el reportero Kees van der Spek (izquierda) ha destapado el caso.

Uno de los programas más señeros de la televisión holandesa busca desde hace tres décadas a las familias biológicas de hijos adoptivos, o bien a seres queridos perdidos. Titulado Spoorloos (Sin rastro), y emitido por la cadena KRO-NCRV, las indagaciones son seguidas por las personas que piden ayuda en Países Bajos a los productores, y se filma el proceso completo. En especial, el emotivo reencuentro. Sus responsables han reconocido ahora al menos dos errores en sendas historias rastreadas en Colombia en 2003 y 2005. Los casos dudosos son 16 en total, y en todos ellos participó el mismo intermediario —que cobraba por su trabajo— desde el país sudamericano. Los fallos han sido desvelados gracias a la investigación efectuada por otro programa televisivo, emitido este martes.

De momento, ya se ha podido comprobar que otros dos adoptados, del grupo de 16 ahora en duda, sí hallaron a su auténtica familia biológica con apoyo de la televisión. Se han utilizado para ello pruebas de ADN, y la dirección del programa asegura en un comunicado que en los 12 casos restantes ofrecerá, “si así nos lo piden y es factible, análisis genéticos”. Los hacen de forma regular desde 2019. La misma nota, colgada en la página web de KRO-NCRV, indica que se han puesto en contacto “con los participantes que puedan encontrarse en esta misma situación”. También vigilarán mejor a partir de ahora a los ayudantes locales, “requeridos a veces cuando se trata de acudir a lugares remotos o peligrosos”.

El fraude ha sido destapado por el reportero de investigación Kees van der Spek en el curso de un documental emitido este martes en la cadena comercial RTL-5. Titulado Oplichters aangepakt (que puede traducirse por Estafadores interceptados), sigue la labor del intermediario colombiano en la búsqueda de parientes biológicos. Da su nombre, Edwin Vela, y señala que trabajó para Spoorloos durante años. Las indagaciones dieron comienzo a raíz de las dudas expresadas por una mujer colombiana adoptada por padres holandeses. Se llama Barbara Quee, y encontró a su madre biológica en 2005 a través de Spoorloos. Sin embargo, le dijeron que no podía verla porque se escondía de la policía y de unos delincuentes. Le pareció raro, ya que todo estaba basado solo en documentos, y sin pruebas de ADN en aquel momento. Kristian van der Mak es otro ejemplo, y como sucedió con Barbara, en su búsqueda estuvo involucrado el colaborador en cuestión. En 2003, localizaron al hermano de Kristian, pero ambos perdieron el contacto enseguida. Finalmente resultó que no eran familia. A pesar de ello, le mandaba dinero a Colombia con cierta frecuencia. Al final, logró hallar a su madre biológica por su cuenta.

Kristian van der Mark, uno de los afectados por los errores del programa.
Kristian van der Mark, uno de los afectados por los errores del programa.

El comunicado reconoce que Kristian es uno de los dos casos erróneos. No mencionan por ahora a Barbara Quee. Según datos de la fundación Plan Ángel, que ayuda desde 2008 a buscar familias biológicas de adoptados colombianos, hay unos 5.000 en Países Bajos.

Kees van der Spek cree que puede haber hasta cinco casos similares, aunque no duda de las buenas intenciones de los responsables de Spoorloos. “La identidad es esencial para los adoptados, y tenía que indagar este asunto”, ha dicho, en una tertulia televisiva. Por su parte, Derk Bolt, presentador del programa, ha expresado sus dudas “sobre si el mediador ha defraudado de verdad a alguien: él también creía haber encontrado a la persona adecuada”. En otra tertulia, ha recordado que “puede haber reuniones fallidas, y es trágico, pero algunas cosas no se pueden evitar; necesitas un margen de error”. La noche del martes, unas 700.000 personas vieron el programa de Van der Spek.

Spoorloos se estrenó en 1990 y su promedio de audiencia suele superar el millón de espectadores. “Llevamos 30 años haciéndolo y sabemos mejor que nadie lo importante que es averiguar de dónde venimos. Estamos encantados de que Kristian haya podido encontrar a su madre biológica en Colombia, y de que sus dudas y preguntas hayan llegado a su fin”, aseguran desde el programa.

Puedes seguir EL PAÍS TELEVISIÓN en Twitter o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Recibe el boletín de televisión

Todas las novedades de canales y plataformas, con entrevistas, noticias y análisis, además de las recomendaciones y críticas de nuestros periodistas
APÚNTATE

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS