Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

‘Mi vida con 300 kilos’: un diamante entre la mierda

Los programas de cambio de imagen están pensados para vapulear al débil sin mancharse las manos. Pero no es siempre así

Un fotograma del programa 'Mi vida con 300 kilos'.Vídeo: TLC

Hay una tradición de programas sobre cambios de imagen: Cambio radical, Cámbiame, Princesas de barrio, Soy lo que como, Tu estilo a juicio, La báscula, o el seminal Reina por un día. Nos gusta ver cómo el patito feo se convierte en cisne, pero, cuando la fábula pasa de enseñanza a entretenimiento, las cualidades positivas se diluyen en un mar de crueldad. En el lenguaje audiovisual cada plano es una apuesta por una forma de pensar. ¿Qué se enfoca y por qué? Recordarán a “La Chon gorda” de Murcia, quien saltó a la ¿fama? tras el reportaje de En el punto de mira. Chon, la más obesa de una familia paupérrima, desayunaba una caja de galletas maría, varias barras de pan, y jamón en barra entre otras viandas, y se liaba entre la bulimia y la homosexualidad. ¿Era estrictamente necesario sacar ese momento? Chon nos hizo reír, pero no con Chon, sino de Chon. Dicen en Forocoches que ha muerto. A saber.

Los programas de cambio de imagen llevan a una mujer pobre (suele ser mujer) a la tele para que nos dé pena y luego nos maravillemos de lo que el dinero puede hacer por ella. Entonces pensamos qué haría ese mismo dinero con nuestra muy superior materia prima, pero no tenemos ese dinero.

En DKiss emiten uno de esos programas de relleno que nunca ganarán premios ni recibirán elogios. Se llama Mi vida con 300 kilos, y es la primera vez que veo este género televisivo donde entre el sensacionalismo se cuela la humanidad. ¿Cómo puede ser que un producto que no aspira a nada hable más de las causas de la obesidad que de lo anecdótico? Supongo que igual que es imposible televisión de entretenimiento sin incurrir en algún pecado venial, es posible que de vez en cuando aparezcan diamantes entre la mierda.

Puedes seguir EL PAÍS TELEVISIÓN en Twitter o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Recibe el boletín de televisión

Todas las novedades de canales y plataformas, con entrevistas, noticias y análisis, además de las recomendaciones y críticas de nuestros periodistas
APÚNTATE
50% de descuento

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

Sobre la firma

Jimina Sabadú

Columnista en la sección de Televisión. Ha colaborado en 'El Mundo', 'Letras Libres', 'El Confidencial', en programas radiofónicos y ha sido guionista de ficción y entretenimiento. Licenciada en Comunicación Audiovisual, ha ganado los premios Lengua de Trapo y Ateneo de Novela Joven de Sevilla. Su último libro es 'La conquista de Tinder'.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS