Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Harry Bosch: ‘señoros’ que sí

Le gusta el jazz, pagar en metálico y comer en sitios que espantarían al cardiólogo más liberal

Titus Welliver en una escena de 'Bosch'.
Titus Welliver en una escena de 'Bosch'.

A Harry Bosch le gusta el jazz, pagar en metálico y comer en sitios que espantarían al cardiólogo más liberal (su hija, que se ha empeñado en que coma algo que reduzca su riesgo de infarto, comenta, al revisar su despensa: “Bueno, papá, aquí tienes los hidratos, las grasas y el azúcar, tus tres grupos básicos de alimentos”). También bebe, como diría algún personaje de Cuerda, una gotica de whisky de vez en cuando. Se lo sirve en una casa que tiene colgada de un precipicio con vistas a Los Ángeles. Una casa que se le está cayendo, porque tampoco respeta las normas urbanísticas y no está asegurada. No fuma, aunque conduce coches sin etiqueta ecológica.

Bosch era un policía, pero en esta temporada de su versión televisiva (en Amazon Prime) es detective privado. Su misión actual incluye a un anciano multimillonario que le contrata para encontrar a una hija que tuvo hace 70 años. El viejo vive en una mansión de estilo español, lo que resume todos los guiños: el personaje de Connolly se ha convertido en un detective de los años 30, un Sam Spade.

No caben más lugares comunes del género en Bosch. Por lo general, los tópicos solo me los trago si vienen agitados y no revueltos en un cóctel de ironía. Ni siquiera soy lector de novela negra (un tópico de señoro gordo y con barba que no cumplo), pero en esta serie me parece que está todo bien. Me fascina el retrato de Los Ángeles, me creo las ansias de venganza y de justicia, e incluso me conmueve esa forma elegante de calzar las citas de los detectives clásicos. “Haz lo que digo, no lo que hago”, le dice a su hija en un ataque de mansplaining. En Bogart sonaría indecente, pero, si lo pronuncia Titus Welliver, le agradeces el consejo.

Puedes seguir EL PAÍS TELEVISIÓN en Twitter o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Recibe el boletín de televisión

Todas las novedades de canales y plataformas, con entrevistas, noticias y análisis, además de las recomendaciones y críticas de nuestros periodistas
APÚNTATE
50% de descuento

Contenido exclusivo para suscriptores

Lee sin límites

Sobre la firma

Sergio del Molino

Es autor, entre otros, del ensayo 'La España vacía' (2016). Ha ganado los premios Ojo Crítico y Tigre Juan por 'La hora violeta' (2013) y el premio Espasa por 'Lugares fuera de sitio' (2018). Entre sus novelas destacan 'La piel' (2020) o 'Lo que a nadie le importa' (2014). Su último libro es 'Contra la España vacía' (2021).

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS