Columna
i

En defensa del duelo al sol

En su documental ‘El último baile’, Michael Jordan ha contado la historia a su entero gusto, tal vez sin objetividad ni ecuanimidad, pero dándole ese sabor fuerte de las buenas autobiografías

Me imagino a Michael Jordan repantingado con un puro en una mano y un vaso de whisky en la otra, riéndose como un sátiro mientras le dan cuenta de todos los cabreos que la (magnífica) serie documental The Last Dance ha despertado entre algunos viejos colegas. Aunque prometió que no habría ni un solo tema del que no se pudiera hablar, al poner el dinero para producirlo a través de su empresa Jump 23, en la práctica, ha contado la historia a su entero gusto, tal vez sin objetividad ni ecu...

Más información

Lo más visto en...

Top 50